Entradas

Mostrando entradas de enero, 2013

UN CORAZON TRANSFORMADO

“Pues el propósito de este mandamiento es el amor nacido de corazón limpio, y de buena conciencia, y de fe no fingida” (1 Timoteo 1:5) Amor, corazón limpio, buena conciencia y fe. Con estas cuatro preciosas características, es engalanado el hombre o la mujer que reconoce que el mandamiento de Dios no es otra cosa que su amor y su profundo anhelo de que seamos felices. ¿Por qué otra razón nuestro  Padre celestial se tomaría el trabajo de dar al pueblo de Israel estos preceptos escritos por su propio dedo?, ¿acaso no dice la Biblia que su propósito era que llegaran a ser un pueblo especial, sabio y entendido más que todos en la tierra? O, ¿de qué otra manera podemos entender que el mismo Dios, a través de su amado Hijo, haya venido a cumplir la ley para demostrarnos la pureza y la benevolencia que ella encierra? . Aceptar la perfecta voluntad de Dios, expresada en sus mandamientos, nos permite recibir el tratamiento necesario para experimentar salud total. Es un proceso que se lleva a c