LA FUENTE DEL AMOR


“Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que uno ponga su vida por sus amigos” (Juan 15:12-13)

Sin duda el amor es lo más bello y hermoso que podemos experimentar en la vida. Es el ingrediente que hace a las personas cantar, sonreír, sonrojarse, sanar si están enfermas, tener más ganas de vivir, sobretodo, vivir con esperanza. El amor es lo que ha inspirado a miles de artistas, cantantes, pintores, escritores y poetas. El amor nos atrae tan poderosamente que muchos no comen ni duermen por pensar en un amor, otros pierden la ilusión de vivir si llegan a perder un amor, y muchos más darían cualquier cosa, lo que le pidieran, por un poquito de amor. Otros, por el contrario, hacen enormes sacrificios, grandes hazañas y actos heroicos por amor. Pero, estas son sólo algunas facetas y manifestaciones del amor. Entonces, nos preguntaremos ¿Qué es el verdadero y completo amor? ¿Dónde encontrarlo?

Para tener una idea de lo que es el amor, recordemos la enseñanza que al respecto dio el mismo Señor Jesús a sus discípulos, a través de la conmovedora historia de un habitante de Samaria, que encontrando a un hombre malherido en el camino, se detiene y decide asumir su desgracia como una responsabilidad personal. Le toma, limpia sus heridas, le monta en su caballo, lo lleva a una posada, lo asiste hasta que se encuentra mejor. Como tiene que partir, lo encarga al dueño de la posada asumiendo absolutamente todos los gastos y le pide encarecidamente que lo cuide hasta su regreso. Al terminar, todos escucharon su voz: “Ve, y haz tú lo mismo”.
Eso es amor. No es un sentimiento. No una emoción. Es Dios mismo, actuando en nuestra vida y dándose a través de nosotros, a los demás. Esto quiere decir que la naturaleza del amor es espiritual y es transmitida por Dios a nuestro espíritu. El amor es como ese viento apacible que nos acaricia suavemente sanando nuestro interior y sirviendo de catalizador para liberar y movilizar todos los recursos y potencialidades interiores adormecidas. Si queremos vivir una vida extasiada del amor divino, se hace absolutamente necesario, primero, comprender que este es el amor con el cual Dios nos ha amado a través de su hijo Jesucristo.


Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?