martes, 19 de marzo de 2013

La importancia de agradecer

TÍTULO : LA IMPORTANCIA DE AGRADECER

“Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre.”
(Salmo 100:4)

Dar gracias a Dios es otro de los privilegios de los que gozamos los hijos de Dios. No solamente es alabar a Dios y bendecir su nombre, sino también tener una actitud de humildad, y efectuar un acto de reconocimiento.

El salmista transmite la idea de un cielo y un palacio. En los tiempos antiguos, el rey vivía en un hermoso palacio, rodeado de un atrio, que a su vez estaba rodeado de un muro. Mas allá de éste, se encontraban los muros de la ciudad y las puertas, a través de las cuales entraban los comerciantes, los viajeros y todos los que estaban en paz con el rey. Allí se hacían intercambios de mercancías, se prestaban servicios, se hacían negocios. El mercado estaba allí y todos los plebeyos eran bienvenidos. Sin embargo, para entrar y tener una audiencia personal con el rey uno tenía que pasar por el atrio, luego por el patio y finalmente a la presencia del rey.

David nos quiere expresar en este salmo la siguiente idea: Para poder iniciar una relación personal con el Rey, uno necesita ir más adentro de sus atrios; para ésto necesito, alabarle y bendecirle de una manera genuina. El paso que nos lleva más allá en esa intimidad es cuando damos gracias.
Darle gracias a Él es reconocer:
Nuestra pequeñez y exaltar su grandeza
Nuestra debilidad y su inmenso poder
Nuestra incapacidad y su suficiencia
En realidad, son muy pocos los que se vuelven para dar gracias a Dios, si los comparamos con aquéllos que sólo lo buscan para hacer peticiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin crisis la vida es rutina

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Damos lo mejor de nosotros cuando afrontamos desafíos. Es ...