sábado, 16 de marzo de 2013

Más Allá de las apariencias

TÍTULO : MÁS ALLÁ DE LAS APARIENCIAS

“Y Jehová respondió a Samuel: no mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.” (1 Samuel 16:7)

Con mucha frecuencia cometemos el error de dar más crédito a lo que oímos y vemos, que a la verdadera esencia de las cosas. Nos dejamos seducir por cosas gratas, deslumbrantes e imponentes en apariencia, perdiendo la proporción y no apreciando aquellas que tienen un real valor.

Sucede a veces que nos comparan con personas, las cuales tienen un comportamiento similar al nuestro, pero que a nuestro parecer no reflejan lo que dicen ser; es así como sufrimos un fuerte impacto que nos hace daño, llevándonos a creer que somos iguales y que nunca podremos salir adelante. En este momento puede producirse en nuestras vidas algo terrible; podemos caer presos en el desánimo e infelicidad que nos pueden llevar a tomar decisiones equivocadas, que en lugar de llevarnos a creer que recibiremos todas las promesas hechas por nuestro Padre Celestial, nos sumergen en profundos vacíos.

Hoy, Jesús quiere invitarlo a experimentar una vida llena de propósito y de victoria, producto de colocar sus ojos en Él. Aprópiese de la verdad de su Palabra, cuando esta dice en Filipenses 3:13-14: “...olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta...”. Crea que como hijo está llamado a disfrutar de una mejor calidad de vida, que no se experimenta a través de sentidos físicos, sino viviendo de continuo bajo la revelación de la verdad. En el vivir y caminar con el Señor, lo hermoso es entender que a Él no le interesa su pasado, pues Él siempre estará listo a darle una nueva oportunidad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu puedes

Pensamientos pobres, comportamientos pobres, resultados pobres. Pensamientos ricos, comportamientos ricos, resultados ricos. Yo me pregunto:...