Quien sustenta tu vida

“Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte. Las cuerdas me cayeron en lugares deleitosos, y es hermosa la heredad que me ha tocado” Salmo 16:5-6

Los miedos respecto al presente y al futuro, generalmente nos conducen a vivir inquietos, angustiados, e incluso acongojados. Todos los días escuchamos historias tristes y desconsoladoras que de alguna manera, afectan nuestra vida, y que sumadas a las dificultades personales y familiares, hacen que sea muy común hoy en día, sufrir de inestabilidad emocional, sintiéndonos en algunas oportunidades llenos de fuerza y valentía para enfrentar los problemas, pero en otras, completamente derrotados y frustrados.

Esa inestabilidad solo la podemos contrarrestar cuando nos apoyamos en Dios, para confiar en Él, para entregarle nuestro presente y dejar que nos guíe hacia el futuro, pues sólo Él conoce el camino correcto que debemos seguir para encontrar vida, salud y bendición. Esto fue lo que experimentó el rey David, quien tuvo que vivir muchas situaciones difíciles que le llenaban de temor e inseguridad, pero ante las cuales, Él tomó la decisión de apoyarse en Dios, entendiendo que Él era su porción en la tierra de los vivientes, su heredad, su copa, su suerte. Cuando tenemos esta certeza, aprendemos a esperar en Él confiadamente, teniendo como resultado el favor de Dios, quien nos sorprende con tremendas respuestas, con su amor, su provisión y su paz en medio de la tormenta. Confiar en Dios nos genera estabilidad y tranquilidad.

Dios conoce detalladamente nuestras vidas y nuestro futuro. Si hoy nos encontramos inseguros del mañana, o tenemos propósitos por empezar, pero no sabemos si eso es lo que nos conviene, o si por el contrario, ya emprendió un proyecto, pero tiene incertidumbre sobre el mismo; o tal vez, esté viviendo persecución, la invitación es para que descansemos en Aquel que lo conoce todo y que tiene para nosotros un futuro de bendición. Pidámosle que en nuestras vida se cumplan los planes de Él, puesto que son muchísimo más altos que los nuestros. Comencemos a hacer uso de su Palabra y por supuesto de la oración, la preciosa herramienta que el rey David usaba a diario, y que traía descanso y paz a su vida, al punto que a pesar de estar siendo perseguido y con peligro de muerte, aún se atrevía a decir que podía dormir tranquilo. (Salmo 3:1-6)

“Bendito Padre, gracias por poder estar nuevamente en Tu presencia, por permitirnos arrodillarnos ante Ti, por tener anhelos, ilusiones y una vida con propósito a Tu lado. Gracias regalarnos un nuevo día, por tener un hogar, una familia, esposa(o), hijas (os), un trabajo y porque Tu sustentas nuestras vidas. ¡Qué gran seguridad nos das en este día! ¡Qué promesas más extraordinarias traes a nuestro corazón! Nos llenas de entusiasmo, seguridad e infinita paz. Señor, gracias por extender tu misericordia y protección sobre nuestras vidas, aquí en lo íntimo y en lo secreto nos hacer conocer sabiduría, porque en Tu luz veo la luz, porque aunque estemos viviendo valles de soledad y muerte tu vara y tu callao nos infunden aliento, somos sanos y libres con tu Espíritu Santo, restaura nuestro corazones, porque Tú nos das vida con propósito, permítenos rehacer nuestras de vidas conforme a Tu voluntad, la gracia y tu poder descienda sobre nosotros, gracias por Tu perdón y libertad, tuyo es el poder, Tu gobiernas, Tu diriges, a quien correr sino a Ti mi libertador. Cada paso lo daremos contigo, no estaremos más solos y lejos de Ti. Bendigo Tu nombre y bástame Tu gracia, Padre Dios llénanos de tu fuerza y valentía para enfrentar nuestros problemas, Tu eres nuestro apoyo, en Ti solamente confiamos, a Ti te entregamos nuestro presente y guíanos hacia un futuro, que solo Tú conoces el camino correcto donde encontraremos vida, salud y bendición. En ti confiamos porque recibiremos Tu bendición, abrirás puertas, hallaremos libertad y recibiremos Tu favor y sabia respuesta. Cumple Tus planes en nosotros, porque son muchísimo más altos que los nuestros. Amén”.

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.
Mensaje basado en el devocional "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro".
rc

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?