Descansar en el

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. (Juan 16:33)

Jesús mismo nos advierte que vendrán momentos de prueba y aflicción de vez en cuando, pero ante ellos nos garantiza su presencia y nos asegura la victoria. Nos enseña que aún lo aparentemente negativo, ayuda a los que amamos a Dios, y que el sufrimiento de hoy es bendición del mañana.

La Biblia está llena de promesas de consuelo y de paz, en las que Dios nos invita a colocar nuestra necesidad delante de Él, depositando como una semilla en un terreno fértil, nuestro granito de confianza, el cual cae en la buena tierra que son las promesas de Dios y tarde o temprano tendrá que dar fruto.

No temamos entonces frente a un dolor, quebrantamiento o adversidad, más bien oremos detallando específicamente nuestra situación; confesemos en fe que en Él está la solución. Agradezcamos por ello y gocémonos en la respuesta venidera

El Salmo 37 versículos del 3 al 6, nos muestra claramente el camino a seguir, cuando nos dice: “Confía en Jehová, y haz el bien; y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Deléitate asimismo en Jehová, y él te concederá las peticiones de tu corazón. Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará. Exhibirá tu justicia como la luz, y tu derecho como el mediodía.” Con base en esta promesa, iniciemos acciones de fe, que consisten en pensar, hablar y actuar; cambiemos la tristeza en alegría, el pesimismo en esperanza y no nos concentremos más en el problema, sino meditemos en la solución. Si hoy estamos atravesando alguna dificultad, cobremos el ánimo ahora mismo. Las dificultades serán llevaderas si se le dejan al Señor y le pedimos que éstas sirvan para hacernos más fuertes en la fe.

Aprendamos del Señor cuando nos dice en Jeremías 15:19: “...si entresacares lo precioso de lo vil, serás como mi boca”.

“Mi dulce Señor, gracias por este precioso día que nos permites vivir, por permitirnos deleitarnos en Tu presencia, sabemos que Tu nos concederás las peticiones de nuestro corazón; encomendamos solo a Ti nuestro camino y confiamos que Tu harás. Te queremos agradecer porque Tu presencia en nosotros, es el descanso que nuestra alma necesita. Te agradecemos porque llevaste nuestro pecado y nos diste una nueva vida con sentido y felicidad. Te pedimos que nos enseñes a cultivar una hermosa relación contigo para no perder en ningún momento el gozo y la paz que tanto anhelamos. Volvemos a Ti porque sabemos que en Ti encontraremos descanso y ese manantial de vida que tanto necesitamos y aunque pasemos por valles de sombra de muerte, no temeremos mal alguno, porque Tú estás con nosotros; Tu vara y Tu cayado nos infunden aliento. Amén”.

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro".

rc


Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?