Enfrentando lo difícil

“Ve y reúne a todos los judíos que se hallan en Susa, y ayunad por mí, y no comáis ni bebáis en tres días, noche y día; yo también con mis doncellas ayunaré igualmente, y entonces entraré a ver al rey, aunque no sea conforme a la ley; y si perezco, que perezca”. (Ester 4:16)

Este pasaje es un ejemplo de valor y decisión; mujeres como ésta son las que necesita nuestro país; mujeres que se levanten ya para ser respuesta, solución y alivio.

Ester tuvo que poner en juego su vida, siendo su fe y la confianza en Dios la herramienta con la que pudo enfrentar esta situación difícil. La seguridad en Dios resulta de conocerlo como el Padre amoroso que no nos dejará y siempre nos respaldará, dándonos la fuerza y el valor que necesitamos para cumplir sus propósitos.

Cuando tenemos puesta la confianza en Dios y Él es nuestro fundamento, no hay situación que nos haga tambalear ni nos mueva el piso. En una hermosa parábola, Jesucristo compara nuestra vida de fe con un hombre que construye su casa sobre la roca. Cuando vienen la tempestad, el huracán y la tormenta, por fuertes que sean, la casa permanece; no así cuando la casa está edificada sobre la arena, que por ser movediza, se cae.

El estar seguros de ser objeto de los pensamientos de Dios y sabernos parte de Su plan maravilloso de su amor hacia la humanidad, hace que cualquier hijo de Dios plenamente identificado con su Papá no se atemorice, ni retroceda al enfrentar situaciones de adversidad, sino que al contrario, brinde respuesta y apoyo a los demás.

El hombre o la mujer que entiende esto, es libre de los temores con respecto de sí mismo, de su vida, de sus derechos. Entiende que Dios le guía, le capacita y le recompensa. Ninguno de quienes esperan en Dios será destruido ni avergonzado.

“Padre de mi corazón, gracias te doy porque nos permites vivir un día más, buscándote  y poniendo toda nuestra  fe y la confianza a tus pies. Hoy nos acercamos confiados a Ti, entendiendo que nada hay difícil para Ti. Tomamos la decisión en este día de recurrir a las estrategias espirituales como la oración, el ayuno y la vigilia para ver tu mano poderosa sobre cada dificultad. !Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti; que haces misericordia a millares, y castigas la maldad de los padres en sus hijos después de ellos; Dios grande, poderoso, Jehová de los ejércitos es su nombre;  grande en consejo, y magnífico en hechos; porque tus ojos están abiertos sobre todos los caminos de los hijos de los hombres, para dar a cada uno según sus caminos, y según el fruto de sus obras”. Amén.

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro".

rc 


Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?