martes, 25 de junio de 2013

Los propósitos de Dios son perfectos

LOS PROPOSITOS PERFECTOS DE DIOS
“Y a la verdad yo te he puesto para mostrar en ti mi poder, y para que mi nombre sea anunciado en toda la tierra”. (Éxodo 9:16)

Dios tiene proyectos supremamente grandes para nosotros, no importan las circunstancias que estemos atravesando. Lo que debe interesarnos, es aprender a descubrir el objetivo de la formación de Dios en cada momento de nuestra vida. Él no pretende otra cosa que hacernos el motivo de su gloria y el instrumento para manifestarla al mundo entero.

En vez de lamentarnos de la suerte, más bien pensemos que es un privilegio ser formado por Dios. Comprendamos que estamos viviendo un proceso a través del cual, Él nos llevará a cosas extraordinarias. Los grandes hombres y mujeres de la Biblia, en quienes se manifestó el esplendor del poder de Dios, fueron pasados por esa escuela en la que aprendieron a dejar de lado su propio yo, para sujetarlo al restaurador amor de Dios. Aprendieron a renunciar a su propio egoísmo y también a sus limitaciones; porque entendieron que todo hombre que sujeta su vida a Dios, experimenta: sustento, provisión y habilitación para enfrentar victorioso los grandes desafíos que la vida le impone.

Un propósito mayor será moldear y formar en nosotros verdaderos líderes, capaces de compartir la verdad de Dios, a todos los que nos rodean, empezando por nuestra familia y basados en: la relación, cercanía y respeto existentes; estando dispuestos así a dar y recibir amor y consejos sabios en el Señor.

Al conducir a una persona a Dios, aumentamos nuestra sensibilidad de lo que Él significa para nosotros. Valoremos sus propósitos como motivos de alegría, bienestar y extraordinarias oportunidades de dar y darnos a Él.

“Padre Amado, gracias por regalarnos un nuevo día, por nuestra familia, trabajo y por estar en tus propósitos perfectos,  como no darte las gracias por habernos escogido para amarnos  y formarnos como un hermoso diamante. Hoy entendemos que las pruebas hermosean nuestro carácter como el de tu Hijo. Queremos tener un corazón perfecto para agradarte, complacerte y darte alegría; entendemos la gran estima que tienes para con nosotros y por eso solo nos queda darte gracias cada día y  sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, Padre Dios ayúdanos a descubrir el objetivo de la formación Tuya en cada momento de nuestras vidas”. Amén.

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.
Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro".
rc

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin crisis la vida es rutina

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Damos lo mejor de nosotros cuando afrontamos desafíos. Es ...