martes, 27 de agosto de 2013

5 claves para la conquista de los montes

Introducción

La Familia de la CEPC celebra sus 50 años de ministerio teoterápico, las bodas de oro.  Décadas atrás, orábamos por conquistar a Colombia para Cristo, hoy oramos por el mundo; en un comienzo orábamos por llegar a ciudades y pueblos del territorio nacional, hoy oramos por conquistar los montes. Dios nos ha llevado de lo bueno a lo mejor y de lo mejor a lo excelente. ¿Pero estamos todos moviéndonos en este sentir? ¿Tenemos claridad sobre la visión y estrategia de los montes? En la vida de Pablo, un hombre con visión de montes, encontramos unas claves, que nos van a servir para fortalecer esta visión y estar preparados para conquistar el mundo para Cristo.

Dame este monte, la petición de Caleb

Fue la petición que le hizo Caleb a Josué; era la promesa queél había abrigado en su corazón por más de cuarenta años. En el siglo XV, el sacerdote John Knox, líder de la reforma protestante en Escocia y fundador del Presbiterianismo, expresó una frase que todavía hace eco: “dame a Escocia o me muero”.  Muchos hijos de Dios, hemos elevado plegarias con gritos agónicos, por necesidades personales o familiares, pero ¿Cuántos con el sentir de Knox? ¿Cuantos han llorado por Colombia, o por su ciudad, como lo hizo Jesús porJerusalén? ¿Cuántos han rogado a Dios por obreros para su mies? ¿Cuántos le claman a Dios, como Habacuc, para que avive su obra en medio de los tiempos y en medio de los tiempos la haga conocer? La verdad, es que el amor de muchos por la gran comisión se ha enfriado. Ya no hay oraciones por un avivamiento espiritual.

Dame este monte, el anhelo de Pablo

Pablo, el hombre global del primer siglo, aquel judío convertido que llevó el evangelio al África, Asia y Europa;él tenía un monte por el cual oraba y anhelaba conquistar, ese monte, era la capital del imperio más poderoso en el mundo en su época, Roma, la eterna.  El anhelaba conquistar Roma.  En la carta que escribe, precisamente a los Romanos,él nos da cinco pautas que debemos considerar para la conquista de los montes.

Leamos Romanos 1:8-15

1.
La fe debe ser divulgada por todo el mundo.  Este es el primer aspecto que debe estar en la agenda de un conquistador. Hoy en día los cristianos tienen muchas metas, pero en su mayoría se han convertido en metas materialistas, (comprar o cambiar de casa, comprar o cambiar de carro, hacer estudios, viajes, etc.) y esto noestá mal; el asunto es, ¿Cuántos tienen como meta que la fe sea divulgada, y por todo el mundo? 

 

2.
Esta es una obra espiritual. Esto no lo podemos perder de vista.  Si bien, contamos con estrategias que Dios mismo nos ha dado; no podemos depender de las estrategias; ni de acciones humanas. La gran comisión no se cumple con estrategias publicitarias; es la obra deEspíritu Santo, por eso debemos llevarla a cabo de rodillas, (manos levantadas, rodillas dobladas), nuestra principal herramienta es Coyavim, acompañada de las otras estrategias.  Es Dios y a través de una vida de oración, quien hace prosperar el viaje a los montes.

 

3.
La meta de comunicar algún don espiritual.  Debemos ser conscientes que los hombres están perdidos sin Cristo.  Que la necesidad del mundo no material, ni tecnológica. Las gentes del mundo están en sedientos de Dios. (así no lo reconozcan) Y nosotros tenemos lo que el mundo necesita. Debemos aprovechar cualquier oportunidad, o chance para llevar a otros, algún donespiritualasí sea un sorbo del agua viva que calma la sed del corazón, para que luego estas persona quieran beber más de la fuente que es Cristo.  Pero no perdamos es oportunidad, para que muchos sean confortados y confirmados en la fe.

 

4.
La obra es estorbada por todo tipo de obstáculos.  Esto no debe sorprendernos, porque ya hemos entendido que es una obra espiritual, y va a ser estorbada., y no pocas veces.  Por eso debemos estar fortalecidos en el Señor y en el poder de su fuerza. La clave está en no desfallecer, en no desmayar, en creer como lo hizo el padre Abraham, que no se fijó en sus debilidades sino que se enfocó en el poder de Dios.

 

5.
Si perseveramos obtendremos el fruto. El trabajo en el Señor no es vano y él nunca nos dejará con las manos vacías.  Él nos eligió para ir y llevar fruto y que ese fruto permanezca para siempre. Solo que debemos trabajar primero y el tiempo de la cosecha vendrá. Iremos llevando la semilla y volveremos trayendo la gavilla.

Aplicación

¿Qué debo hacer entonces? Seguir el ejemplo de Pablo. Él seconsideraba deudor, él sabía que tenía un don preciado, que se lo debía entregar a cada hombre; por eso estaba pronto, listo, preparado para anunciar el evangelio; él no se avergonzaba, sabía que el evangelio es poder de Dios para salvación, y que Dios revela su justicia a través de la vida de fe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación? La inflación es un fenómeno económico que genera que los precios de los bienes y servicios ...