martes, 27 de agosto de 2013

Que es la ansiedad?

Podríamos decir que la ansiedad es parte de la vida moderna. Surge una pregunta: «¿Por qué estamos ansiosos?». Para comprender al hombre y sus problemas, desde un punto de vista cristiano, hay que considerarlo como un ser con tres dimensiones: espíritu, alma y cuerpo. Los problemas, en cualquiera de estas tres dimensiones, pueden causar angustia y falta de armonía en la persona.

«Sería de esperar que una religión que pretende ser la verdadera, satisfaga las necesidades de la humanidad. Es razonable preguntar, entonces: ¿Satisface el cristianismo las necesi- dades que son el motivo de la ansiedad del hombre?». Marville J. Vincent.

1. DEFINICIÓN

La ansiedad es un sentimiento de tensión, de desasosiego, de incomodidad, que produce la sensación de que se aproxima un peligro que no se fundamenta en la lógica, o en una causa razonable. Se caracteriza por notables grados de infundados temores, angustia y aprensiones.

Es semejante al miedo; sin embargo, diferente en el hecho de que en la ansiedad no hay una causa adecuada o específica. La persona que padece de ansiedad, continuamente está preocupada por el futuro. Esta perturbación se diferencia de otras neurosis, porque el individuo es incapaz de precisar su incertidumbre y aprensión. Toda la vida se caracteriza por temores, sin que haya una causa específica que los desencadene.

Un poco de ansiedad es algo bueno, pues puede aumentar nuestro saber y nuestro hacer. Un hecho bien reconocido es el incremento en el aprendizaje que ocurre entre los estu- diantes, en los períodos anteriores al examen. También en la actuación de los atletas. Pero demasiada ansiedad puede causar daño.

2. MANIFESTACIONES DE LA ANSIEDAD

Manifestación directa:

Cuando se manifiesta directamente, puede ser paralizante. La persona se siente abruma- da, está en tensión continua y no puede comer. Se da cuenta de que transpira en exceso, y que su corazón late con violencia. Se siente amenazada por la ruina y no puede dormir. Puede tener sueños perturbantes, o incluso tartamudeo.  Manifestación indirecta:

También se puede manifestar indirectamente, en formas neuróticas de la conducta. Estos patrones pueden tomar muchos modos de manifestación: Fobias
Temores infundados.
Fatiga emocional

Desórdenes del carácter
Irritabilidad.
Preocupación constante por las funciones físicas que se tornan en hipocondría. Tendencia hacia el perfeccionismo.

Todas éstas pueden llegar a ser tan intensas, que perjudican el normal desempeño de la persona. La ansiedad prolongada puede transformarse en un estado constante de preocu- pación, fatiga y depresión.

Síntomas físicos:

La relación entre las emociones y la función física se da, en primer lugar, por vía del sistema nervioso autónomo y las glándulas endocrinas. Las emociones pueden producir cambios físicos. Un ejemplo evidente son las lágrimas. La ansiedad contribuye a síntomas tales como: dolores de cabeza, náuseas, calambres abdominales o diarrea. La ansiedad es un factor significativo en varias enfermedades psicosomáticas, tales como la hipertensión, las úlceras y varias formas de colitis.

Algunas personas padecen períodos de preocupación y angustia intensos. Esas ocasiones van acompañadas de una diversidad de síntomas físicos, como dificultad en la respiración, sudor excesivo, dolores de cabeza, mareos, temblores, palpitaciones del corazón, nerviosi- dad y falta de sueño. Los ataques de ansiedad pueden volverse muy graves, y a veces se requieren medicamentos para aliviar los síntomas físicos. La persona puede llegar a temer alguna gran catástrofe que piensa va a ocurrir. Puede tranquilizarse a la persona adminis- trándole sedantes, o puede dejarse que el ataque siga su curso, el cual puede durar de unos cuantos minutos a más de una hora.

La persona ansiosa padece de sensaciones de aprensión y tensión, en circunstancias en que una persona bien equilibrada experimenta poca ansiedad o ninguna. La mínima ten- sión suele bastar para provocar graves sensaciones de peligro inminente en el individuo neurótico.

Quien padece de ansiedad suele necesitar excesivamente de alguien, ya sea pariente, cónyuge, amigo o líder. Si esta persona desaparece, o muere la persona, puede mostrar graves síntomas de enfermedad.

El niño que padece de ansiedad puede ser activo en exceso; está en continuo movimiento y es incapaz de sentarse tranquilo durante largos períodos de tiempo. Por causa de su hiperactividad, ese niño suele ser mal estudiante. Su falta de tranquilidad le estorba para estudiar con eficacia. Otras indicaciones, como el insomnio y el comerse las uñas, pueden también presentarse. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación? La inflación es un fenómeno económico que genera que los precios de los bienes y servicios ...