“y cuando el Señor la vio, se compadeció de ella, y le dijo: no llores”. (Lucas 7:13)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Mateo 12: 9-14

Jesús conoce nuestro corazón y sabe cómo transformarlo. Él ve el sufrimiento de cada quien y tiene la respuesta para “cambiar el lamento en baile”. Él percibe todos nuestros pensamientos y nos enseña y transforma. Conoce a los desamparados del mundo y ofrece su Presencia y ayuda. Cuando ve la enfermedad, ofrece la medicina.

Las preguntas que con frecuencia usó Jesús en su ministerio fueron: ¿Qué quieres que te haga? ¿Quieres ser sano? ¿Por qué lloras? ¿Quién me ha tocado? ¿Por qué teméis? Jesús lo ve y conoce todo y esta es la razón por la cual, puede darnos la ayuda correcta y en el momento preciso. Además, Él nos ama y siente infinita compasión por nosotros. Él se deleita en la verdad, en la justicia y teniendo misericordia de sus hijos. Al hacerse hombre y venir a la tierra, Dios muestra su gran deseo de ayudarnos en aquellas cosas que sólo Él puede hacer.

Hoy en día sigue interesándose por cada uno, como persona, individualmente. Hoy podemos llegar a Él en medio de nuestras debilidades, diciéndole como Pedro le dijo un día: “Señor, ¿a quién iremos? Tú tienes palabras de vida eterna” (Juan 6:68). Y así es, Él es el todo de la vida, no hay sustituto ni otro camino. El corazón de Dios, hoy también abunda en compasión por nosotros igual que con la viuda de Naín, cuya situación Jesús asumió como propia, comprometiéndose con la respuesta que esta mujer necesitaba. Su amor siempre se desborda hacia los que le creen y esperan en su misericordia.

Hoy también Dios nos está preguntando por nuestras necesidades, sueños y anhelos, pues nada de lo que compete a nuestra vida, lo grande y hasta los detalles más pequeños, le son indiferentes. Por el contrario, todo lo de nosotros le importa, y para todo, Él tiene una respuesta. Su deseo es que vivamos una vida abundante y feliz. Recordemos que aún en medio de su muerte en la cruz, cuando vio a su madre se interesó por su dolor y desde la cruz la consoló y la ayudó: “Mujer, he ahí tu hijo”. (Juan 19:26-27).

Hoy vivo para agradecer al Señor cada día, cada instante, cada detalle suyo a través del cual he sentido su amor, su cuidado y su protección. Un día decidí venir a morar bajo las alas del Altísimo y he podido experimentar la sombra del Omnipotente todos los días sobre mí, mi familia y mis hijos en la fe. Usted también puede vivir bajo su cuidado, descansar bajo su mirada. ¡Usted también puede permitirle a Jesús que cuide de su vida!

HABLEMOS CON DIOS:

“Amado Jesús, gracias por este bello día que nos permites vivir para agradecerte cada día, cada instante, te pedimos que sigas transformándonos,  renovándonos, sintiendo Tu amor, cuidado y protección. Tú sabes nuestra verdadera necesidad porque nos conoces bien, nada de nosotros  te es oculto. Gracias por tu misericordia cuando consideras nuestra debilidad, gracias porque nos soportas y levantas. Guíanos siempre por tus sendas y permite que nuestros pasos vayan siempre por el camino que has trazado para nosotros.” Amén.

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.

rc


Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?