domingo, 8 de septiembre de 2013

“Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios” (Salmo 103:1-2)
 PASAJE COMPLEMENTARIO: Salmo 103; Deuteronomio 8

Cuenta un misionero cristiano que al llegar a las selvas del Brasil junto con un grupo de fieles cristianos, encontraron una tribu indígena que les dio una gran lección; cuando les preguntaron como pedían ellos a Dios por sus necesidades, ellos contestaron que cuando se reunían sólo lo hacían para agradecer y no para pedir, porque para ellos ya con lo que tenían era más que suficiente; nada les faltaba, estaban contentos con lo que tenían.

El rey David nos invita en muchos de sus Salmos a cultivar el agradecimiento a Dios. Esta era una de sus mayores virtudes, a través de la cual se mantenía humilde, y se guardaba de la altivez y el orgullo. No es extraño que fuera esta la característica a través de la cual el “dulce cantor de Israel” se mereció el título de ser el “hombre conforme al corazón de Dios”. Además, son innumerables los beneficios para aquel que vive agradecido por todo, encontrando siempre valiosos motivos para reconocer el amor y la bondad de su Padre Dios. Entre ellos cabe resaltar: el gozo, la alegría, la paz, la paciencia, la fortaleza y la fe.

Forme parte ahora mismo, del grupo de los agradecidos y felices, de los que viven mejor y por más tiempo. Deje de pertenecer al grupo de los amargados, de los quejumbrosos y de los que se enferman más. Tenga en cuenta las siguientes sugerencias:

• Dedique 20 minutos diarios a recordar todo lo bueno que usted ha recibido. Recuerde como el rey David que Él nos perdona, nos sana, nos rescata, nos corona, nos sacia, nos rejuvenece, nos hace justicia, se compadece de nosotros, etc. Haga un listado, léalo en voz alta y de gracias a Dios por cada cosa anotada, reconociendo su infinito amor y misericordia.

• Reconozca que muchas situaciones difíciles que hemos vivido han sido por errores o faltas nuestras. Pida perdón a Dios y esté dispuesto a cambiar con la ayuda de su Santo Espíritu.

• Pida al Señor que le ayude a aceptar a los demás y a reconocer que las faltas de otros son oportunidades que Dios nos da para crecer, madurar y perfeccionarnos en el amor.

• Propóngase cambiar las quejas por alabanzas y acción de gracias.

HABLEMOS CON DIOS

“Padre mío, gracias por este nuevo amanecer, hoy traemos a memoria tantos momentos y situaciones en que experimentamos Tu mano de poder, Tu cuidado de amor, Tu ternura paternal. ¿Dónde estaríamos hoy si no nos hubieras ayudado? Cuánta seguridad experimentamos hoy al mirar atrás y recordar la forma como nos diste respuesta y nos rescataste aún de peligros que ni nosotros mismos percibíamos a nuestro lado. Con todo nuestro corazón te alabamos y con todo nuestro ser te bendecimos. y recordaremos todas Tus bondades! Mi Dios nos perdonó todo el mal que hemos hecho; nos devolvió la salud, nos libró de la muerte, ¡nos llenó de amor y de ternura!  Mi Dios nos da siempre todo lo mejor; ¡nos hace fuerte como las águilas!. Amén

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.

rc


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación? La inflación es un fenómeno económico que genera que los precios de los bienes y servicios ...