martes, 10 de septiembre de 2013

Finalmente, sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.
 Porque:
El que quiere amar la vida
Y ver días buenos,
Refrene su lengua de mal,
Y sus labios no hablen engaño;
 Apártese del mal, y haga el bien;
Busque la paz, y sígala.
 Porque los ojos del Señor están sobre los justos,
Y sus oídos atentos a sus oraciones;
Pero el rostro del Señor está contra aquellos que hacen el mal.
 ¿Y quién es aquel que os podrá hacer daño, si vosotros seguís el bien?
 Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis,
 sino santificad a Dios el Señor en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros;
 teniendo buena conciencia, para que en lo que murmuran de vosotros como de malhechores, sean avergonzados los que calumnian vuestra buena conducta en Cristo.
 Porque mejor es que padezcáis haciendo el bien, si la voluntad de Dios así lo quiere, que haciendo el mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación? La inflación es un fenómeno económico que genera que los precios de los bienes y servicios ...