jueves, 19 de septiembre de 2013

“Hijo mío, no te olvides de mí ley, y tu corazón guarde mis mandamientos; porque largura de días y años de vida y paz te aumentarán” (Proverbios 3:1-2)
PASAJE COMPLEMENTARIO  Salmo 119:9-16

Esta hermosa promesa va acompañada de un mandamiento, que un padre imparte a su hijo. Dios en toda la extensión de su Santa Palabra nos invita para que guardemos en nuestro corazón su sabiduría, sus instrucciones, ya que la Biblia constituye el Manual de Vida necesario para vivir bien. Nos invita a no olvidarnos de sus consejos, pues no hay nada más doloroso para un padre que tener hijos desagradecidos y olvidadizos.

Si pusiéramos atención para escuchar las palabras de la sabiduría, ella nos diría que el secreto para una vida llena de bendiciones, está en inclinar nuestro corazón a Dios, nuestro Creador. “Retenga tu corazón mis razones, guarda mis mandamientos, y vivirás. Adquiere sabiduría, adquiere inteligencia; no te olvides ni te apartes de las razones de mi boca; no la dejes, y ella te guardará; ámala, y te conservará. Sabiduría ante todo; adquiere sabiduría; Y sobre todas tus posesiones adquiere inteligencia. Engrandécela, y ella te engrandecerá; Ella te honrará, cuando tú la hayas abrazado. Adorno de gracia dará a tu cabeza; corona de hermosura te entregará” (Proverbios 4: 4-9)

Conservar las instrucciones de nuestro Papá Dios en nuestro interior para ponerlas por obra, nos garantiza una vida completa de felicidad y realización personal. Son las palabras de Dios las que nos dan vida, las que nos hacen sabios, las que nos vuelven libres. Son ellas las que nos permiten conservar la salud, y recuperarla cuando la hemos perdido, pues siempre nos están señalando, lo que trae bien a nuestro propio ser, lo que va a generar paz con nosotros mismos y con los demás y también, lo que es recto a los ojos de nuestro Señor.

HABLEMOS CON DIOS

“Gracias Señor por este hermoso amanecer a Tu lado, por brindarnos la oportunidad de vivir, y de tener una mejor calidad de vida cada día. Hoy tomamos la decisión de buscarte, de oír con temor reverente tus palabras y de ejecutar tus órdenes, para lo cual pido la ayuda de tu Santo Espíritu. Con todo nuestro  corazón te hemos buscado; no nos dejes desviarnos de tus mandamientos.  En nuestros corazones hemos guardado tus dichos, para no pecar contra ti. Bendito tú, oh Jehová;  enséñanos tus estatutos. Con nuestros  labios hemos contado todos los juicios de tu boca. En tus mandamientos meditaremos; consideraré tus caminos y nos regocijaremos en tus estatutos; no nos olvidaremos de tus palabras. Amén.” 

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.

rc


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación? La inflación es un fenómeno económico que genera que los precios de los bienes y servicios ...