martes, 17 de septiembre de 2013

“Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá” (Marcos 11:24)
PASAJE COMPLEMENTARIO: Juan14:13-14; Jeremías 33:3

Las relaciones humanas satisfactorias y adecuadas son las que cumplen algunos requisitos que no pueden faltar, como la sinceridad, la confiabilidad, el amor y el compromiso. En la relación del ser humano con Dios, hay dos elementos fundamentales e imprescindibles que son: El amor de Dios y la fe del hombre.

Con respecto al amor de Dios, no tenemos por qué preocuparnos, pues este es un hecho demostrado con pruebas indubitables, del cual es imposible desconfiar. Recordemos lo que la misma Palabra nos dice al respecto: “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16)

El problema está en la débil fe del ser humano, que le impide experimentar fortaleza ante las circunstancias, y por el contrario, lo empequeñece, llenando el corazón de desánimo y agobio, hasta el punto de ahogarlo por completo en medio del miedo y de la duda. Sin embargo, hay dos pasos en esta hermosa promesa que vale la pena aprender hoy:

En primer lugar, es necesario pedir en oración para tener una respuesta efectiva de parte de Dios. La Biblia nos enseña que todo en la vida debe volverse un motivo de oración. Si cosas buenas, para alabarlo y exaltarlo; si cosas negativas, para pedirle ver su gloria y su poder. Lo primero que hace un hijo cuando le falta algo o está en problemas, es acudir a su padre que lo ama y lo apoya incondicionalmente. Nuestro Padre es el mejor de todos, y pedir en oración, es la mejor manera de sentirnos hijos y decirle a Él que valoramos y apreciamos su paternidad.

En segundo lugar, está la confianza, creer que recibiremos de parte de Dios. La fe no es creer que Dios puede; es creer que Dios lo hará, que no dejará a sus hijos avergonzados, más cuando somos dirigidos por su Espíritu en las oraciones que debemos hacer y en lo que debemos pedir, entonces, lo que hemos pedido, sencillamente vendrá. Es más, hasta podemos pedir la fe, si es que esta nos hace falta, y ¡Dios nos la dará en abundancia!

HABLEMOS CON DIOS

“Gracias Señor por este nuevo amanecer contigo, por amarnos tanto y por proveer para nosotros a través de Tu Espíritu, el maravilloso regalo de la fe. Ahora sabemos cómo debemos pedirte para obtener tus respuestas en todos los aspectos de nuestras  vidas. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces.” Amén

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.

rc



No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación? La inflación es un fenómeno económico que genera que los precios de los bienes y servicios ...