martes, 8 de octubre de 2013

“¡Oh Señor Jehová! He aquí que Tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti” (Jeremías 32:17)
PASAJE COMPLEMENTARIO: Jeremías 32; Salmo 91; Isaías 3:10

Cuán maravilloso es saber que nuestra seguridad está en el Dios de los imposibles y que Él vive en nuestro corazón. Cómo nos llena de consuelo y esperanza entender que “nada es imposible para Él”. Pero para disfrutar en todo momento y situación de este poder, es necesario vivir continuamente atento a sus consejos justos e instrucciones sabias, entregar nuestra vida para que Él la dirija, nuestros caminos para que Él nos guíe.

Esto fue lo que hizo el profeta Jeremías quien pronunció esta hermosa declaración de fe, en un momento muy crítico de la historia de su pueblo, cuando estaban a punto de ser invadidos por un pueblo mucho más fuerte y numeroso, y todos los habitantes se encontraban atemorizados, la economía había caído de manera catastrófica y en medio de estas circunstancias, Dios ordena a Jeremías adquirir un terreno. Jeremías obedece al instante dirigiendo una oración en la que ratifica su confianza en la sabiduría, en la justicia y en el inmenso poder de su Padre Dios.

La respuesta de Dios fue sin medida “He aquí yo soy Jehová, Dios de toda carne; ¿habrá algo que sea difícil para mí? Y luego la promesa: “Heredades comprarán por dinero… porque yo haré regresar sus cautivos, dice Jehová” (vers. 44). Cuánta seguridad darían estas palabras al corazón del profeta. Ya no importaban las circunstancias críticas que lo rodeaban, él sabía que no estaba solo. A su lado estaba Uno más grande y más fuerte que cualquier problema o dificultad.

A lo mejor hoy podemos estar atravesando por alguna necesidad, un dolor o un peligro.Recordemos que la oración es el arma más poderosa que tenemos los hijos de Dios, la mayor fuente de poder y fortaleza y el mejor recurso para hacer que lo imposible se haga realidad. Hoy usted y yo tenemos la oportunidad de ver señales, prodigios y milagros realizados por la mano de nuestro buen Dios. Sólo necesitamos vivir con la seguridad que le pertenecemos, que somos sus hijos, asegurándonos que cada pensamiento, acto y decisión que tomemos, busque agradarlo y bendecirlo. Entonces viviremos con la confianza que Él irá delante de nosotros como poderoso gigante, allanando montañas, desbaratando cerrojos, abriendo caminos de bendición para nosotros.

Si hoy decidimos habitar al abrigo del Altísimo, entonces experimentaremos la sombra del Omnipotente. Si hoy decidimos poner al Señor por nuestra esperanza, al Altísimo por nuestra habitación, no nos sobrevendrá mal, ni plaga tocará nuestra morada. Él enviará ángeles delante de nosotros para que nos guarden, para que nuestro pie no tropiece en piedra.

HABLEMOS CON DIOS

“Padre bendito, gracias por este bello amanecer, hoy reconocemos que no hay ningún problema o dificultad que sea más grande que Tú. No importa lo que pase a nuestro alrededor, debajo de tus alas siempre estaremos seguros Por eso te decimos como el salmista: Tú eres nuestra esperanza, y castillo, el Dios en quien confiaremos, el Dios que nos responde, el Dios que nos libera de la angustia, por tanto te alabaremos y te glorificaremos toda mi vida. Amén”

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.

rc


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin crisis la vida es rutina

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Damos lo mejor de nosotros cuando afrontamos desafíos. Es ...