UN LUGAR DE REFUGIO
«Mi carne y mi corazón desfallecen; mas la roca de mi corazón y mi porción es Dios para siempre». Salmo 73:26

PASAJE COMPLEMENTARIO: Salmo 84:2-7

Hoy en día abundan los que desfallecen, pero, ¡qué pocos buscan la salida para levantarse de sus conflictos! En tiempos como estos, todos necesitamos un lugar de refugio donde estar seguros.

La presencia del Dios viviente es nuestra mayor seguridad, Él es quien nos anima y nos fortalece cada día. Quienes hemos aprendido a correr a su refugio para encontrarnos con Él, por medio de la oración, somos testigos de cuánta paz hemos obtenido para nuestro necesitado corazón.

El gozo y los beneficios de una vida que busca a Dios, se disfrutan ahora y eternamente, generación tras generación. Tal como lo dice el rey David: «Jehová es la porción de mi herencia y de mi copa; Tú sustentas mi suerte». (Salmo 16:5).

La presencia y el cuidado de Dios despejan de nuestra mente los imposibles y los temores, porque la esperanza y la confianza en Dios, sobrepasan el temor y sufrimiento en toda persona que ha hecho de Dios su roca fuerte y su seguridad.

Cuando acudimos a Dios, en medio del sufrimiento, de la inseguridad, dolor, desamparo, y derramamos nuestro corazón delante de Él, sin duda alguna, nos levantamos victoriosos.

Dios siempre nos sacará airosos en tiempos de lucha. En los momentos difíciles podemos recibir la ayuda, y consuelo de Dios, Él es la porción diaria que necesitamos para ser fuertes.

HABLEMOS CON DIOS:

“Señor, gracias por este bello amanecer que nos permites vivir, por amarnos, por tener siempre tu brazo extendido para nosotros. Hoy levantamos nuestro corazón y nos tomamos de tu mano, porque comprendemos  que eres Tú, el que nos da las fuerzas para seguir adelante, eres nuestro refugio y fortaleza, por eso te bendecimos y te alabamos. ¡Cuán amables son tus moradas, oh Jehovah de los Ejércitos! Nuestra alma anhela y aun desea ardientemente los atrios de Jehovah. Nuestro corazón y carne cantan con gozo al Dios vivo ¡Bienaventurados los que habitamos en tu casa! Continuamente te alabaremos. ¡Bienaventurados los que tenemos en Ti nuestras fuerzas, y en cuyo corazón están tus caminos!. Amén”

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.
Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.
rc

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?