CELEBRANDO LA NAVIDAD
«Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz» (Isaías 9:6)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Isaías 7:14; Lucas 2:8-14

El profeta Isaías utilizó cinco nombres únicos para referirse al Mesías que vendría:
* «Admirable»: lo que significa que sería excepcional, sublime y real
* «Consejero»: por cuanto sus consejos son los únicos perfectos y adecuados
* «Dios Fuerte»: firme, incomparable
* «Padre Eterno»: sin límites de ninguna clase
* «Príncipe de Paz»: su gobierno es de justicia y de paz.

«Ese es nuestro Padre Celestial». Este mensaje se cumplió hace más de 2000 años. Jesús vino y nació aquí en la tierra para liberarnos de la esclavitud de la muerte y del pecado. En un momento, cuando la oscuridad se apoderó del mundo, Dios prometió enviar una luz que brillaría en cualquier persona que viviera en sombra de muerte. Por esta razón, ya no hay motivo para vivir en esclavitud. Podemos comenzar una nueva vida, permitiendo que el Mesías nazca hoy en el pesebre de nuestro corazón.

¿Conocemos el verdadero sentido de la navidad? Parece que la mente se centrara en la creencia tradicional: Jesús en un pesebre, en medio de la pobreza y la soledad.

Celebrar la Navidad es mucho más que la representación de un pesebre o de unos villancicos; es recordar el nacimiento de Jesús, Aquél que después entregaría la vida en rescate por la nuestra.

Jesús está vivo en nuestro corazón, vino a nosotros a través de una oración voluntaria y espontánea, y nos llenó de paz, gozo y seguridad. Si usted no le ha recibido en su corazón, puede invitarle hoy a morar en su vida, así podrá conocer el verdadero sentido de la navidad.

HABLEMOS CON DIOS:

“Señor gracias por permitirnos hoy estar en Tu compañía, cuán agradecidos estamos contigo por el milagro de amor más grande en la vida de todos los seres humanos, como lo es el nacimiento de nuestro Salvador, el Señor Jesucristo. Te pedimos que en esta época podamos experimentar verdaderamente la Navidad, al decirte ¡Ven a nuestras vidas! y de esta manera disfrutar de la luz, la paz, la reconciliación y la bendición que traes a nuestras vidas, a nuestras familias y a nuestro país. No temáis, porque he aquí os doy buenas nuevas de gran gozo: que hoy, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor. Hallaréis al niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre. ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de buena voluntad!” Amén.

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.
Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.
rc

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?