«Ellos le dijeron: En Belén de Judea; porque así está escrito por el profeta» (Mateo 2:5)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Miqueas 5:2-4; Mateo 2:1-12; Lucas 2:1-20


Es sorprendente... los seres humanos perdemos grandes oportunidades de conocer a Dios y disfrutar su trato de amor y su bendición. Los sabios de la época de Jesús, los estudiosos de las Escrituras y, supuestamente, conocedores de las profecías, estaban presenciando el más extraordinario evento de la historia de la humanidad; la llegada del tan esperado Mesías.

Ante sus ojos se estaba dando cumplimiento a gran cantidad de profecías que durante años habían mantenido la fe y la esperanza del pueblo judío. Sin embargo, no fueron diligentes para indagar y comprobar si ese niño de Belén, que había ocasionado el viaje de unos reyes sabios desde países muy lejanos, nacido en el lugar y en las condiciones anunciadas por las profecías, podría tratarse del Mesías anhelado.

Descartaron de inmediato dicha posibilidad, aunque las evidencias señalaban que la profecía se había cumplido. Perdieron la maravillosa oportunidad de contemplar con sus propios ojos al hijo de Dios y extasiarse en la belleza del Salvador del mundo.

Por el contrario, los magos, hombres sabios y de gran riqueza y poder político, atentos a las señales del cumplimiento de las profecías, entendieron al ver la señal, que el tiempo había llegado. Ellos no podían perder semejante suceso. Superando incomodidades, tiempo y obstáculos, viajaron desde países muy lejanos para contemplar con sus propios ojos el milagro de amor más grande que la humanidad hubiera visto jamás.

¡Que bendición tan grande, contemplar el rostro de Jesús, rendirse delante de Él, entregándole los más preciados tesoros!

HABLEMOS CON DIOS:

“Padre bueno gracias por estos hermosos días que nos permites estar a Tu lado, cuántas gracias te damos porque no merecíamos el regalo de Tu amor, pero en Jesucristo, lo podemos tener y disfrutar. Qué grato saber que Tú realizaste este plan de salvación para todos los seres humanos, que no te importó entregar lo mejor de Ti para nuestra salvación. Por eso, que seamos instrumentos  fieles para que Tu Espíritu siga tocando los corazones de aquellos que no te conocen. Pero tú, oh Belén, aunque eres pequeña entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será el gobernante de Israel, en la ciudad de David, os ha nacido un Salvador, que es Cristo el Señor. ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz entre los hombres de buena voluntad!” Amén.

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.

Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.


Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?