LA ORACIÒN TRAE MILAGROS A LA FAMILIA
«Aprendan a ser piadosos para con su propia familia, y a recompensar a sus padres; porque esto es lo bueno y agradable delante de Dios». (1 Timoteo 5:4).

PASAJE COMPLEMENTARIO: Mateo 18:18-20; 1 Tesalonicenses 3:11-4:12

La oración no es un ritual, es una relación muy especial, en donde los dos participantes intervienen de una manera dinámica. Esto quiere decir que Dios, no es indiferente a nuestras oraciones. No nos imaginamos, cuánta reacción en el cielo puede producir nuestro clamor, y sobre todo, cuando se refiere a la familia, pues, Dios es el autor y diseñador de ella, y el principal interesado en que se cumpla el propósito para el que fue creada.

Para ver milagros a través de la oración, debemos tener una mente abierta al cambio; permitir que la Palabra de Dios renueve nuestro entendimiento; de esta manera, aceptaremos los planes y las instrucciones que Dios nos comunica (Hebreos 10:7).

Antes de que Dios cambie nuestra familia, debemos permitirle que primero nos renueve a nosotros, para que luego, se produzca el milagro que esperamos ver en el interior de nuestros hogares. Cuando Dios se propone realizar un cambio en nuestra vida, la señal de progreso es su intervención en todas las áreas, creando como resultado, crecimiento espiritual.

Sin embargo, para muchos, los cambios son molestos, producen ansiedad y temor, a tal punto que preferirían seguir como siempre han estado, y como consecuencia de esto, nada especial sucede.

Todos los hijos de Dios, aunque poseemos principios constantes, estamos llamados a vivir en progreso permanente, ya que debemos sustituir nuestra naturaleza humana, llena de ataduras, debilidades y heridas, por la naturaleza divina del Señor, que nos limpia, nos hace nuevas criaturas, y nos llena del poder del Espíritu Santo. En la medida en que este proceso se dé en nuestra vida, se hará extensivo a nuestra familia.

HABLEMOS CON DIOS:

“Padre bueno gracias por permitirnos estar en Tu presencia, cuántas gracias te damos por el privilegio que nos das de tener una familia, entendemos que es un regalo que Tú nos haces, por ello te pedimos que nos enseñes a orar por los nuestros, a lograr unidad familiar a través de los tiempos de oración, intercediendo los unos por los otros. Hoy te rogamos nos llenes de Tu Santo Espíritu; porque así podremos ser de gran bendición para nuestras familias.” Amén

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.
Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.
rc

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?