sábado, 28 de diciembre de 2013

LA PAZ Y EL AMOR
«Pero acerca del amor fraternal no tenéis necesidad de que os escriba, por que vosotros mismos habéis aprendido de Dios que os améis unos a otros». (1 Tesalonicenses 4:9)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Romanos 12:9-21

Pablo consideraba que los cristianos de Tesalónica ya habían aprendido el amor fraternal y lo disfrutaban, pues su encuentro con el mensaje de Jesucristo había transformado tanto sus vidas, que llegaron a ser imitadores «suyos y del Señor» (1 Tesalonicenses 1:6).

Habían dejado sus ídolos, para convertirse al Dios vivo y verdadero, y para servirle; Él realizaba un verdadero ministerio de fe, de constancia y de amor, a través de ellos. Estos hombres habían experimentado suficientemente el amor de Cristo a través de la vida de Pablo.

Dios les había enseñado que de la misma manera como su amor, su ternura y su misericordia se habían derramado sobre ellos, debían hacerlo con todos los hombres. Sin embargo, aunque los Tesalonicenses practicaban el amor fraternal, Pablo los motiva y exhorta a cultivarlo y a abundar en ello cada día más; sólo así esta iglesia crecería y se fortalecería, otros serían ganados para Cristo, y la ciudad sería bendecida y prosperada.

En un mundo convulsionado, los cristianos estamos llamados a gestar la paz, y esa paz se inicia haciendo práctica la enseñanza de Jesús: «Esto os mando: Que os améis unos a otros». (Juan 15:17). El mundo necesita una paz basada en el amor y no en tratados, y somos usted y yo los llamados a ofrecerlo. Decidamos amar en este día; decidamos actuar como actúa Dios, como actuó Jesús.

Comencemos por nuestra propia familia. Decidamos amarlos de la misma manera que Dios nos ama: con entrega, con fidelidad, con misericordia, sin condiciones, sin límites. Ese amor perfumará nuestro hogar, lo impregnará de gozo, nos proporcionará estabilidad y firmeza, nos mantendrá ilesos ante las adversidades, y se propagará hasta nuestros barrios y ciudades, generando vida y paz.

HABLEMOS CON DIOS:

“Señor gracias por permitirnos estar en Tu presencia, permítenos gozarnos  en la esperanza, ser pacientes en la tribulación y  constantes en la oración. Qué maravilloso ha sido para nosotros  encontrarnos con Tu sobrenatural amor, por esto te pedimos que nos permitas amar de la misma manera a todos los que están a nuestros alrededor. Reconocemos que Tú eres la fuente inagotable de amor. Conviértenos en instrumentos de amor para los demás, que seamos dignos representantes tuyos aquí en la tierra. Amén”

Reenvíelo a quienes usted cree que necesita este mensaje, se lo agradecerá.
Mensaje basado en el devocional  "Llamado a la oración Lolita Cruz de Chamorro”.
rc

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin crisis la vida es rutina

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Damos lo mejor de nosotros cuando afrontamos desafíos. Es ...