jueves, 16 de enero de 2014

ENERO 16
NADA NOS HARÁ FALTA
“Temed a Jehová, vosotros sus santos, pues nada falta a los que le temen. Los leoncillos necesitan, y tienen hambre; pero los que buscan a Jehová no tendrán falta de ningún bien” (Salmo 34:9-10)
PASAJE COMPLEMENTARIO: Mateo 6:25-34
Dios ha prometido suplir nuestras necesidades y recompensar la obra de nuestras manos. La palabra de Dios nos enseña que no debemos afanarnos por las añadiduras, pues es tarea suya proveer a aquellos que confían y se acogen a su amor, y a los que buscan como máxima prioridad su bendición.
Temer a Dios es amarle y reverenciarle, dándole el primer lugar en nuestra vida; es buscar hacer su voluntad y no la nuestra, utilizar sus métodos y no los nuestros. Dios ha establecido principios de prosperidad para todos los hombres. Si tenemos la suficiente fe para acercarnos a Él y aplicar esos principios a nuestra vida, haciéndolos parte de nuestro ser, de nuestro actuar diario, entonces no tendremos falta de ningún bien. Veamos algunos de estos principios:
-La comunión con Dios a través de la oración y una vida de estudio diario de la Biblia y obediencia a sus principios, nos asegura prosperidad
-Vida de limpieza y santidad, pues Dios ama y recompensa la rectitud
-Vida de amor y honra a los padres para ver largos y buenos días
-Vida de administración y fructificación, pues al que sabe ser fiel en lo poco, sobre mucho lo pondrá el Señor
-Vida de generosidad y amor por los demás, pues la mano que se extiende para dar, Dios la llena para que pueda dar más
-Vida familiar armoniosa y productiva, pues Dios bendice al que sabe mantener en paz su propia casa y al que provee primeramente para los suyos
-Vida de amor por Jerusalén, identificándonos con lo que Dios tanto ama, la tierra que Él ha hecho el sitio de su morada
-Tener una visión adecuada del trabajo como la honrosa responsabilidad que Dios ha dado al hombre para que se desarrolle, genere recursos para su sostenimiento y el de su familia, y tenga la oportunidad de colocar sus habilidades al servicio de otros.
HABLEMOS CON DIOS
“Señor, te doy muchas gracias por esta maravillosa palabra de confianza y de consuelo que me das. Gracias porque entiendo tu preciosa bendición que me provee de todo lo necesario, a tal punto que puedo afirmar: “Nada me hará falta”, te ruego que siempre ande en temor reverente delante de ti y viva para agradarte, y de esta manera disfrutar siempre de tu provisión”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin crisis la vida es rutina

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Damos lo mejor de nosotros cuando afrontamos desafíos. Es ...