HASTA EL FIN DEL MUNDO
“Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén” (Mateo 28:19- 20)

PASAJE COMPLEMENTARIO 2 Corintios 5:18-20

Jesús ha sido el más grande Agente de Cambio que ha tenido la historia de la humanidad, la persona que más ha influenciado y beneficiado a las diferentes generaciones a través de los siglos.

Él es el máximo ejemplo de vida, la personalidad más extraordinaria y fascinante, la vida más productiva que haya existido jamás. Jesús es el único que puede transformar la vida humana sanando todo conflicto, curando toda herida, llenando todo faltante, llevándonos de ser “factores problema” a ser “agentes respuesta” para el individuo, la familia y la sociedad. Él es el único que puede tomar una vida llena de limitaciones y carencias y convertirla en sal, luz y levadura para el mundo.

Para llevar a cabo ese extraordinario objetivo, Jesucristo nos invita a que le recibamos como Señor y Salvador, Soberano Rey de nuestra vida. Sólo entonces puede comenzar a transformarnos, a restaurarnos, a quitar la insensibilidad y el egoísmo que nos caracterizaban.

Nos unge con su Santo Espíritu quien nos da el poder para amar, motivándonos a tomar acción, abrir nuestros labios y dar testimonio de Él. Entonces comienza a fluir su vida a través de nosotros, su amor por los perdidos, su ternura por los desvalidos. El Señor Jesús no quiere que le admiremos, sino que seamos como Él, que le permitamos actuar en y a través de nuestra vida y que sus enseñanzas, su obra y su causa sean ahora la razón de nuestro vivir.

Él quiere manifestarse por su Espíritu al mundo que está en crisis y se extingue sin su amor salvador. Esta es la vida con que Él quiere que le glorifiquemos.

Una auténtica vivencia con Jesús, tiene que ver por tanto, con tomar en serio este desafío de volvernos sus socios en la más grande empresa: La Gran Comisión. Sólo entonces podremos desarrollar la excelente calidad de vida que Él quiere darnos y disfrutar la hermosa promesa de contar con su presencia, la cual más que consuelo y compañía, nos asegura una maravillosa experiencia de aventura y de poder.

HABLEMOS CON DIOS

“Gracias Señor, por la nueva oportunidad de vida que nos regalas, por ver reflejado Tu inmenso amor en nuestras vidas, y por hacernos esta incomparable invitación a dejar nuestras vidas egoístas para comenzar a vivir en función de Tu causa, la más noble y maravillosa razón para vivir, asegurándome además, que nunca estaremos solos. Nosotros te necesitamos en todo momento. Reconocemos que Tú moriste por todos nuestros pecados, tú nos limpiaste, nos sanaste, nos reconciliaste. Ayúdanos a llevar Tu mensaje a todos aquellos que tanto necesitamos de Ti y de Tu palabra, Tu Espíritu Santo nos guiará, nos pondrá las palabras adecuadas y no temeremos testificar de todos las maravillas que haces Tú en nuestras vidas, porque sabemos de Tu nos amas, que Tú tienes una vida con propósito para con nosotros  y solamente Tu eres la solución y Te pedimos que entres nuevamente a nuestras vidas como Señor y Salvador, y hagas de nosotros la persona que tú quieres que seamos”. Amén

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?