#construyendofamilia


ABRIL 30
DEJANDO HUELLAS DE BENDICIÓN
“Así dijo Jehová: En tiempo aceptable te oí, y en el día de salvación te ayudé; y te guardaré, y te daré por pacto al pueblo, para que restaures la tierra, para que heredes asoladas heredades” (Isaías 49:8)
PASAJE COMPLEMENTARIO: Jeremías 1:1-10; Hechos 22:1-21
A lo largo de toda la Biblia se nos deja claro que nuestro Dios es sobreabundante y generoso. Nunca se limita a cosas pequeñas o escasas. Cuando nos promete vida, es vida en abundancia. Cuando nos invita a pedirle algo, es conforme a sus riquezas: “Pídeme, y te daré por herencia las naciones, y como posesión tuya los confines de la tierra” (Salmo 2:8). Así mismo, a través del profeta Isaías nos anima a proyectar nuestra vida en términos de conquista, para dejar una huella imborrable, eterna, y para ejercer una influencia que alcance hasta el último rincón de la tierra.
A todo aquel que está dispuesto a abandonar sus esquemas y limitaciones, sus miedos y temores, sus condicionamientos a un pasado de fracaso e imposibles, y se lanza para ser guiado por su Padre celestial, se abandona a su voluntad que es perfecta y se deja llevar por los planes y extraordinarios sueños que Él ha concebido para él, Dios le permite disfrutar de muchas promesas: Que habiendo estado enfermo, Él le sana y lo convierte en guía hacia la salud total; habiendo estado en la esclavitud del pecado, Él lo libera, lo restaura y lo envía a dejar libres a todos los oprimidos y a sacar de la cárcel a los presos; habiendo estado muerto, le da vida y lo envía al mundo a llevar el mensaje de Salvación; habiendo gastado su vida en lo que no conviene, lo sana, lo limpia y le permita ser ejemplo para otros.
Al igual que les dijera a sus discípulos, hoy también Jesús nos encarga ser luz y llevar su mensaje de reconciliación a los hombres y mujeres hasta el último rincón de la tierra. Hoy nos encarga conquistar, no sólo nuestra felicidad y nuestra familia, sino una ciudad, un país, y el mundo entero, para que reciban el mensaje de amor y salvación.
Usted también puede disfrutar esta promesa hoy, si tan sólo decide seguir a Jesucristo y convertirse en su verdadero discípulo. Será entonces formado, tratado, pulido y moldeado. Será edificado y luego enviado a llevar por todo el mundo su mensaje, transcultural y eterno que transforma los seres humanos independientemente de su origen, costumbres, e ideologías.
HABLEMOS CON DIOS
“Padre amado, gracias por considerarme tan valioso e importante, por planear obras tan trascendentales para mí. Estoy dispuesto a que me formes, quiero ser un verdadero discípulo de Jesús. Amén” 

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?