sábado, 21 de junio de 2014

#guillermorodriguez #construyendofamilia Devociónal del día

ORAR PARA GANAR

“Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis”. (Mateo 21:22)

 PASAJE COMPLEMENTARIO: Marcos 9:23-24

Dios escucha cada una de nuestras oraciones siemprea medida que nos ejercitemos en ellas, adquirimos más fuerza en lo que emprendemos; por consiguiente, nuestra fe crece al punto de permitirnos mover montañas y alcanzar aquello que parece inalcanzable. De esta manera, Dios nos da una maravillosa promesa: “Y todo lo que pidiereis en oración, creyendo, lo recibiréis.” (Mateo 21:22).

Las promesas de Dios son suficiente garantía para una vida de victoria; no dudemos en apropiarnos de ellas, para nunca ser perdedores. Si alguna vez ve que sus oraciones no son respondidas, siga orando con más insistencia, porque Dios contesta lo que en verdad nos conviene. Él no responde caprichos o necedades, responde necesidades. No se rinda nunca, si no ve la respuesta. Ríndase a Dios con insistencia en lo que busca, de acuerdo con Su voluntad, porque de Él viene todo lo bueno, agradable y perfecto para su vida.

Cada una de nuestras oraciones es oída por nuestro Padre amado, y a medida que nos vamos ejercitando en ellas, adquirimos más fuerza para los proyectos que emprendamos; por consiguiente, nuestra fe se desarrollará hasta llegar a ser inquebrantable, permitiéndonos trabajar incansablemente, creyendo en lo imposible.

El Dios que daba grandes victorias a su pueblo, es el mismo Dios que usted y yo tenemos y que nos invita a buscar su rostro, para que disfrutemos de sus grandes triunfos. Hoy queremos recordarles que Jesús dijo: “pedid todo lo que queráis y os será hecho.” y en la Carta Universal de Santiago, agrega: “no recibís porque no pedís” En Jesús podemos confiar sin duda alguna. En su nombre se le puede pedir al Padre y eso que se pide es escuchado y contestado. Jesús está deseoso por respondernos más abundantemente de lo que podemos pedir o pensar.

HABLEMOS CON DIOS

“Gracias amado Rey por regalarnos este nuevo amanecer, por escuchar todas nuestras oraciones, en Ti podemos confiar plenamente, sabiendo que todo lo que pedimos en oración y con fe, Tu nos lo responderás en Tu tiempo y modo; porque Tu misericordia es grande y tu fidelidad incomparable, porque en cada momento de la vida estás con nosotros guiándonos y protegiéndonos. Enséñanos a ser hombres y mujeres de oración, que anhelemos estar en Tu presencia disfrutando Tu amistad. No tengas en cuenta nuestras debilidades, antes conviértelas en el motivo de Tu gloria. Enséñanos a pedirte de acuerdo con Tu voluntad, a cumplir  Tus planes, sabiendo que cada una de nuestras oraciones es oída por Ti, porque de Ti viene todo lo bueno, agradable y perfecto para nuestras  vidas”. Amén


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Desarrolando hábitos de vida

A George Washington,  primer presidente de Estados Unidos y general al mando de la Continental Army en la Revolución Americana, se le denomi...