martes, 17 de junio de 2014

#guillermorodriguez devociónal del día #construyendofamilia

page202image196

JUNIO 17 

ECHANDO LA RED

“Cuando terminó de hablar, dijo a Simón: Boga mar adentro, y echad vuestras redes para pescar”. (Lucas 5:4)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Lucas 5:3-11

Jesús el más grande líder que ha existido ganó, formó y envió a sus discípulos, a ganar el mundo y aunque eran pocos hoy el cristianismo está por todo el mundo. La historia de Lucas 5:3-11 narra la experiencia de un hombre lleno de esquemas mentales, que se enfrenta un día con su propia incapacidad, descubriendo que sus recursos son limitados; este hombre es Pedro, el pescador. Entonces, mientras lava sus redes vacías, escucha la voz de un hombre que no sólo le habla para saludarle, sino que le da una orden, de una manera tan firme y clara, que al levantar su mirada descubre a Jesús.

Pedro medita en lo que acaba de oír y reflexiona... « Estoy cansado, tengo hambre.» Mas ocurre el milagro; el amor y seguridad de quien le habla, lo llena de un empuje extraño que le hace pronunciar: «...mas en tu palabra echaré la red».

Igual que como pasó con Pedro, muchos de los que nos hemos acercado a Dios y hemos creído en su Palabra, pasamos por esta experiencia; hemos sentido que nuestras redes están vacías, y al oír la voz de Jesús decidimos en nuestro corazón creer y volver a empezar nuestra faena, sucediendo lo sobrenatural: nuestra vida se llena de bendiciones y provisiones, que alcanzan a nuestra familia y amigos.

Cuando Jesús llega a nuestra vida, estar frente a frente al autor de los milagros debe provocarnos una reacción que nos permita tomar la decisión de aceptar el más grande llamado que un ser humano puede recibir: «ser pescador de hombres». El llamado es contundente y la respuesta inmediata. Como Pedro en aquella época, hoy usted puede también estar al lado de Jesús, aprendiendo de él, para con su ayuda hacer milagros y ver también rescatada y transformada la vida de muchos hombres que se dispongan a conquistar el mundo para Dios.

Sigamos las pisadas frescas de Jesús el más grande conquistador de todos los tiempos, ya que a través de pocos conquistó el mundo, los ganó, los formó y los envió a todas las naciones, hoy somos nosotros los que tenemos que “echar la red en su Nombre”

HABLEMOS CON DIOS

“Mi dulce Jesús, reconozco que en muchas ocasiones mi fe ha flaqueado, también reconozco que te interesa mi situación y quieres bendecirme. Te pido que a partir de hoy me hagas obediente y sensible a la dirección de tu Santo Espíritu que me quiere dirigir hacia una vida próspera y feliz, Amén”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu puedes

Pensamientos pobres, comportamientos pobres, resultados pobres. Pensamientos ricos, comportamientos ricos, resultados ricos. Yo me pregunto:...