jueves, 5 de junio de 2014

#guillermorodriguez devociónal del día #construyendofamilia

page190image200

JUNIO 5

DIOS ENDEREZA LOS PASOS

“Pacientemente esperé a Jehová, y se inclinó a mí, y oyó mi clamor”. (Salmo 40:1)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Mateo 9:9-13

Es sabio el hombre que escoge buenas compañías. «...Las malas conversaciones corrompen las buenas costumbres» (1 Corintios 15:33). El seguir la ley de Dios es luz que endereza los pasos, porque la Palabra de Dios ilumina nuestros caminos.

Es necesario recordar que las tribulaciones, infortunios o trabajo que nos toque pasar en la vida, no deben perturbar nuestro ánimo, sino estar listos a oír la voz de Dios, recibiendo su aliento y fortaleza.

El hombre que sabe esperar en Jehová posee gran virtud. La sabia y calmada espera, moldea en nosotros su carácter y nos lleva a desarrollar paciencia, mansedumbre y disciplina. Aprender a esperar con paciencia, es algo que debemos desarrollar y que todo hijo de Dios debe cultivar. Además, recordemos que la paciencia es fruto de vivir llenos del Espíritu Santo.

Esta cualidad nos permitirá disfrutar más de sus promesas y deleitarnos en aquellas bendiciones que llegan a quienes así lo hacen. La espera nos enseña a disfrutar y vivir a plenitud las bendiciones que nuestro Padre nos ofrece.

Es en los tiempos de espera que él nos oye y extiende sus brazos, para restaurar cualquier «partecita» de nuestro ser que necesite ser pulida. Al clamar a Dios hay que saber aprender a esperar con paciencia, porque aún cuando estemos en el pozo de la desesperación, él es capaz de volver a enderezar nuestros pasos y poner nuestros pies sobre la roca.

Esperemos cada día vivir confiados en Papá Dios y veremos pronto su respuesta. No pensemos en los días que llevamos tratando de oír su voz y dirección. Determinemos que éste es el día en el que hallaremos la solución a la necesidad más apremiante en nuestra vida. Cuando tomamos la actitud de esperar, estemos seguros que el Señor ya está haciendo su trabajo, lo que será más fácil para esperar lo que él ya tiene preparado; y así cada día será colmado, sereno y de paz para nuestra alma.

HABLEMOS CON DIOS

“Señor, hoy te pido que guardes mi corazón perfecto para ti. Permite que cada día cultive un corazón agradecido y recuerde de dónde me has sacado para no volver atrás. Mira si hay en mi caminos de perversidad y guíame por la senda que has trazado para mi, Amén”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vives o Sobrevives

Ningún barco está seguro fuera del puerto, pero los barcos se construyeron para navegar los mares, no para buscar la seguridad. Unas persona...