#guillermorodriguez devociónal del día #construyendofamilia

page192image200

JUNIO 7

LA IMPORTANCIA DE AGRADECER

“Solamente temed a Jehová y servidle de verdad con todo vuestro corazón, pues considerad cuán grandes cosas ha hecho por vosotros”. (1Samuel 12:24)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Juan 3:16-17

Hoy es un día maravilloso que nos regala el Señor, para aprovechar y renovar nuestras fuerzas, agradeciendo en nuestro corazón por todos los beneficios que generosamente recibimos de su mano; el más grande de todos, la vida. Para muchos de nosotros el vivir es la justa recompensa a nuestra manera de ser («somos buenos, trabajadores, no hacemos daño a nadie, etc.»), pero debemos tener cuidado y entender que no es porque lo merecemos, sino por la infinita misericordia de Dios, el único que tiene potestad sobre el tiempo y la vida.

El despertar cada mañana y ver nuevamente la luz del día es un regalo de nuestro Padre Celestial. Por lo tanto, es vital que entendamos que la vida es un milagro maravilloso, que debemos agradecer y disfrutar a plenitud; entonces, no permitamos que absolutamente nada nos arrebate la felicidad que implica vivir un día más.

Pensemos ahora en nuestra familia y trabajo; creer que nos pertenecen es un error. Entendamos que los tenemos también porque Dios nos permite disfrutar de ellos, para que los amemos, los honremos, les demos lo mejor; descubriendo así que el camino más fácil para la verdadera felicidad es el amor a los que nos rodean y a lo que hacemos.

Qué bueno saber que Dios nos da todo. Aprendamos a reconocer que somos privilegiados y manifestemos a nuestro buen Padre la alegría, agradeciéndole cada mañana los regalos que recibimos, que podamos decirle con todo nuestro corazón: “Este es el día que hizo el Señor, nos regocijaremos en él y estaremos alegres” (Salmo 118:24)

Dispongámonos entonces a reconocer su gran amor sobre nuestra vida, comencemos a tenerle en cuenta en cada pensamiento, cada palabra cada acción, y decidamos hacer una entrega genuina de todo a él, comenzando así a ser instrumentos de bendición en sus manos. Cada día que el Señor nos da los podemos vivir con felicidad y con toda seguridad, no habrá tiempo para tristeza, ni nada que le quite la paz.

HABLEMOS CON DIOS

“Amado Padre, hoy quiero darte gracias porque me diste lo mejor: Tu Hijo, cuan infinito es tu amor y misericordia conmigo. Dame Señor un corazón agradecido y reconciliado que recuerde siempre que tienes lo mejor para mi, Amén”. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?