sábado, 12 de julio de 2014

#guillermorodriguez #contruyendofamilia

JERUSALÉN: CONSUELO PARA LOS HIJOS DE DIOS

En Jerusalén hubo una cita de reconciliación entre dos personas que se amaban, que

Estaban separadas pero que se necesitaban: Dios y el hombre. Es la tierra donde Jesucristo entregó su vida para reconciliamos con el Padre. Allí fue donde se reveló el amor de un Padre amoroso a sus hijos, por eso no podemos desligamos de ella, pues allí nos unimos a Él (Jeremías 31: 1-4).

 

TIERRA DE CONSOLACIÓN PARA LOS AFLIGIDOS (Isaías 35)

Dios ha prometido acoger y consolar en Jerusalén a los afligidos, los cansados, allí somos fortalecidos y levantados en su presencia (Isaías 35).

La presencia de una madre siempre produce bienestar y gozo.

Esa alegría debe reflejarse en nuestras vidas.

 

ES UNA TERAPIA DE AMOR EN LOS BRAZOS DE PAPÁ DIOS.

·         Nuestra más grande necesidad es recibir el trato de Dios. Su amor y su consuelo nos hace "reverdecer y rejuvenecer. (Cantares 8:5; Joel 2: 23-27).

·         Amor y consuelo, función que sólo un padre y una madre brindan, y el hijo percibe ese amor y ese afecto.

·         El sentimiento de decepción, tristeza y derrota que haya en nuestras vidas es cambiado por ánimo y fortaleza que su presencia nos brinda. (Sal.30: 11-12).

·         La paz y sus mimos permanecen aún en medio de guerras y tormentas, tanto en Jerusalén como en nuestras vidas.

 

APLICACIÓN TEOTERÁPICA.

Jerusalén provee ternura y fuerza como madre, prepara el corazón del hombre de éxito; por eso el ungido nunca debe dejar de honrar a la Madre Jerusalén; es el lugar propicio para oír la voz de Dios, hablando directamente al corazón.

No hay límite de tiempo para la adoración; es el mejor lugar para obtener los anhelos del corazón.

En Jerusalén está la bendición, allí los hijos de Israel hicieron fiestas en Acción de Gracias

 (2ª Crónicas 30:1-2, 13,21-23, 26,27)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vives o Sobrevives

Ningún barco está seguro fuera del puerto, pero los barcos se construyeron para navegar los mares, no para buscar la seguridad. Unas persona...