viernes, 11 de julio de 2014

#guillermorodriguez devociónal del día #construyendofamilia

page228image200

JULIO 11

UN EJEMPLO COMO PADRE

“Oye, hijo mío, la instrucción de tu padre, y no desprecies la dirección de tu madre”. (Proverbios 1:8)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Proverbios 22:6

Aquí vemos a un padre que enseñó a su hijo, el secreto que luego le llevaría a ganar el corazón de Dios y a convertirse con su bendición, en el hombre más sabio y más próspero de la tierra. David enseñó a Salomón a seguir instrucciones. Le había dicho que la seguridad más grande en su vida sería dejarse guiar por Dios y seguir las instrucciones dadas por su Palabra, y que entonces sus caminos serían prosperados, viviría por largos días y todo lo que hiciera, le saldría bien.

Efectivamente, David preparó a su hijo para seguir un camino de bendición y eso fue lo que halló. Las últimas palabras de David, ya en su lecho de muerte, fueron para su hijo. A través de ellas le recordaba lo más importante que había aprendido durante su vida, lo que nunca podía olvidar, aquello que debería estar presente en su mente y en su corazón para siempre, y que determinaría su éxito o su fracaso en la vida:

«Yo sigo el camino de todos en la tierra; esfuérzate, y sé hombre. Guarda los preceptos de Jehová tu Dios, andando en sus caminos, y observando sus estatutos y mandamientos, sus decretos y sus testimonios, de la manera que está escrito en la ley de Moisés, para que prosperes en todo lo que hagas y en todo aquello que emprendas; para que confirme Jehová la palabra que me habló diciendo: Si tus hijos guardaren mi camino, andando delante de mí con verdad, de todo su corazón y de toda su alma, jamás, dice, faltará a ti varón en el trono de Israel» (1 Reyes 2:2-4).

Nosotros también estamos llamados a ser de bendición para nuestros hijos, a ser padres que les preparen un futuro bienaventurado. La única manera de asegurarles esto, es enseñándoles toda la vida a buscar a Dios, a conocerlo y a seguir sus instrucciones. Una de las más importantes, es enseñarles a amarnos, a honrarnos y a respetarnos como padres, a seguir las instrucciones que les demos a la luz de la Biblia para su bendición y prosperidad. Entonces podremos decir que hicimos una buena labor. Que no perdimos el examen con nuestros hijos. Pero nada

Comience ahora mismo con instrucción y ejemplo, a labrar un camino de bendición para sus hijos. Pero nada mejor para enseñar esta clase de vida a nuestros hijos que con el ejemplo. Cuando ellos nos vean andando con la instrucción de nuestro Padre Dios, consignada en su Palabra, nuestros hijos seguirán por el mismo camino.

HABLEMOS CON DIOS

“Señor te quiero dar infinitas gracias por mis hijos, reconozco que hasta hoy no he cumplido con mi rol como debería. Necesito que tu Santo Espíritu me dirija siempre y me haga sabio para formar hombres y mujeres para bendición de la sociedad, Amén”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Vives o Sobrevives

Ningún barco está seguro fuera del puerto, pero los barcos se construyeron para navegar los mares, no para buscar la seguridad. Unas persona...