#guillermorodriguez devociónal del día #construyendofamilia

MI CONFIANZA ESTÁ EN DIOS

“Tarde y mañana y a mediodía oraré y clamaré, y Él oirá mi voz”. (Salmo 55:17)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Salmo 65:1-13

La oración es el mejor estilo de vida. Es expresarle permanentemente a Dios que depositamos nuestra confianza en Él y que necesitamos de su amor, de su poder y de su misericordia. Es despojarse de toda autosuficiencia y presentarse con las manos vacías delante de Él.

Orar es ver como resultado de esa entrega, el amor, el poder y la misericordia de Dios derramándose soberanamente sobre nuestras vidas, en frutos paulatinos, o a través de respuestas notables y espectaculares.

La oración rompe cadenas, derriba montañas y produce libertad en nuestras vidas. Ella rompe las barreras que nos impiden comunicarnos con Dios. Además, al estar delante de Dios y al reconocer nuestra necesidad personal, encontramos también seguridad. Experimentamos la certeza de que cuando estamos en íntima comunión con Él, se satisfacen todas nuestras necesidades. Para Él nada es imposible, si tan sólo creemos.

Quien ora suplica a Dios Padre, Él recibe la oración, la examina para ver si está de acuerdo con su voluntad, se inclina hacia nosotros, cambia personas, circunstancias, actúa en cosas y en detalles y nos da las respuestas perfectas, conforme a la excelencia de su voluntad para nosotros, nuestras familias y las vidas a nuestro alrededor.

Los resultados de la oración son infinitos. La oración produce paz, equilibrio, certeza. La respuesta siempre viene en el momento y circunstancia perfecta para nuestra vida. Es por eso que debemos anhelar la presencia de Dios como lo hizo David y tener la confianza que él tenía, la cual le permitía expresar: “Tarde, mañana y a medio día oraré y clamaré, y Él oirá mi voz”.

¿Tiene la fe para creer que en cualquier momento y circunstancia Dios le oye y acude en su auxilio? La oración es el arma poderosa que necesita todo hijo de Dios. Cuando las cargas nos agobian, qué difícil es llevarlas solos, pero cuando se las dejamos a Él en oración, sentimos el alivio que nos da su paz infinita.

HABLEMOS CON DIOS

“Amoroso Espíritu Santo gracias te damos por permitirnos estar en Tu presencia, te queremos pedir que nos enseñes a orar en todo tiempo y con Tu verdad. Abre nuestro entendimiento para interceder como conviene, no permitas que nuestras oraciones sean egoístas y vanas, sino, danos sabiduría para orar y ver cómo se hacen realidad los planes de Dios en nuestras vidas y en la de nuestras familias. Quita todo razonamiento e incredulidad que pueda haber en nuestros corazones. Permítenos hacer de la oración nuestro mejor estilo de vida, a depositar en tus manos nuestra total confianza, a confesarte que  necesitamos de tu amor, de tu poder y de tu misericordia. No presentamos con nuestras manos vacías delante de Ti, esperando la respuesta perfecta, conforme a la excelencia de Tu voluntad para todos nosotros”.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?