lunes, 4 de agosto de 2014

#guillermorodriguez Devociónal del día #construyendofamilia

¡QUÉ FELICES SON LOS QUE HABITAN EN TU TEMPLO!

“Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos”. (Salmo 84:5-8)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Salmo 121:1-8

Hay un secreto escondido en las páginas de la Biblia, y tiene que ver con depositar nuestra esperanza en el maravilloso regalo de la Presencia de Dios. Una Presencia viviente y radiante que llena nuestras vidas de gozo, y nos ayuda a crecer en fortaleza, gracia y gloria. Este Salmo hace referencia al deseo del autor de encontrarse con el Señor en su morada, y disfrutar de lo que sólo Él le puede otorga: tranquilidad y paz.

Al que aprende a depender de Dios momento a momento, exponiéndole completamente su necesidad, siempre le irá bien; desarrollará una fe inquebrantable y una gran fortaleza interior; aprenderá a cruzar los desiertos de la vida con valentía y tenacidad, sin derrumbarse ante nada.

Aquellos que depositan su fuerza en Dios, y se deleitan en su Presencia, ven en la adversidad un motivo para volver a experimentar su fidelidad; le agradecen cada mañana por la bella oportunidad de levantarse y poder transformar la realidad muchas veces adversa. 

El que depende de Dios no se queda esperando a que las circunstancias cambien, sino que se esfuerza, se anima en el Señor y vuelve a intentarlo, convencido de que éstas lo conducen hacia Él, desarrollando así una de las cualidades más importantes para el ser humano: la perseverancia. Los que depositan sus fuerzas en el Señor, desarrollarán poder y victoria; irán de lo bueno a lo mejor y de allí a lo excelente. Nunca retroceden, siempre avanzan hacia la prosperidad.

Anímese y tome la decisión que le llevará al éxito. Usted nació para ser un vencedor y el secreto para lograrlo está en aprender a depositar su fuerza en Dios; recibirá aliento en sus momentos de cansancio, se elevará y volará como águila; desarrollará sus dones y habilidades, llenándose de brillo y esplendor.

HABLEMOS CON DIOS

“Señor te quiero agradecer por tu bendita Presencia, que es mi mayor tesoro. Gracias porque cada día experimento paz, protección y consuelo. Te pido que me enseñes a cultivar tiempos a solas contigo, que pueda descargar mis cargas, que pueda reposar en ti. Gracias por conducirme a corrientes de aguas tranquilas, a pastos delicados y gracias por tu amor que me infunde aliento, Amén”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin crisis la vida es rutina

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Damos lo mejor de nosotros cuando afrontamos desafíos. Es ...