#guillermormorodriguezl #construyendofamilia

LA ORACIÓN: MANANTIAL  DE VIDA

“Mi corazón ha dicho de ti: Buscad mi rostro. Tu rostro buscaré, oh Jehová” (Salmo 27:8)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Salmo 27:1-6; Salmo 28:6-9

El hombre ha sido diseñado para desear y disfrutar de la comunión con Dios.Recordemos que a partir de la caída del hombre, el pecado de nuestros padres Adán y Eva dejó un vacío en cada ser, que no puede ser llenado con ninguna cosa aparte de una auténtica relación íntima con Dios, su Hacedor y Padre. No importa lo que el hombre haga o consiga, nada puede sustituir esa comunión que satisface la esencia misma del hombre, dando propósito a su vida y alimentando la médula de su alma. Es la oración, la que nos permite tener y mantener nuestra vida en comunión con nuestro amado Papá.

La oración es un manantial de vida; es a través de ella, que el ser humano obtiene todo lo que necesita para ser feliz y estar completo. Todo lo que es imposible aquí en la tierra, se alcanza por medio de la oración. De ahí que podamos comprender las palabras del rey David cuando dice: “Alma mía, en Dios solamente reposa, porque de Él es mi esperanza” (Salmo 62:5).

Si deseamos que en nuestras vidas y en nuestros hogares se viva y se sienta el amor, que nuestros problemas sean solucionados, que las enfermedades salgan de nuestro cuerpo, que la paz de Dios gobierne nuestros corazones, practiquemos lo siguiente:

• La unidad con Dios: Disfrutar de la compañía de su Espíritu

• Comunión con Dios: Estar en armonía con su perfecta voluntad

• Vida de oración: Diálogo directo y profundo, sincero y abierto, permanente y continuo

Por medio de la oración, creamos firmemente que Dios está realmente con nosotros y nuestras familias. Él es la única respuesta a todas nuestras necesidades. Dispongámonos cada día a buscar el rostro del Señor y veremos las cosas hermosas en nuestras vidas y la de nuestras familias.

 HABLEMOS CON DIOS

“Amado Señor gracias por permitirnos abrir los ojos y estar en Tu presencia, gracias por tanto amor de tu parte, del cual no somos dignos, pero que nos has dado tan generosamente. Es ese amor, grande e incomparable, el que nos ha permitido ser tus hijos, haciéndonos  merecedores de ti. Te entregamos nuestras  familias. Sabes cuánto te necesitamos.  Bendito sea Jehovah, que oyó la voz de nuestros ruegos. Jehovah es nuestra fuerza y nuestra escudo; en Él esperamos nuestro corazón  fue ayudado, y se gozó nuestro corazón; con nuestras  canciones le alabaremos”. Amén.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?