#construyendofamilia devocional Marzo 5


Nuestro devocional de Marzo 5 del 2015
DIOS, UN PADRE AMOROSO
“Como el Padre me ha amado, así también yo os he amado; permaneced en mi amor. Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor.” (Juan 15.9-10)
PASAJE COMPLEMENTARIO: 1 Juan 4:7-21
El evangelio de San Juan contiene un total de 879 versículos y más de un 30% de estos se refieren a la relación Padre – Hijo que Jesucristo disfrutó y siempre nos quiso enseñar.
Indudablemente la vivencia que un hijo tiene con su padre es determinante para alcanzar una vida de equilibrio y salud total, así como de plenitud y realización personal.
Si un hijo ve a su padre como un amo, un ser exigente y molestoso, terminará resentido con la vida, crecerán en su corazón raíces de amargura que terminarán contaminando todo lo que encuentra a su paso, y seguramente sus días serán tristes, llenos de desasosiego, escasez y derrota. Por el contrario, si un hijo ve a un padre con aceptación y respeto, entonces esta honra le abrirá puertas y posibilidades que ni siquiera esperaba.
En la expresión: “Como el Padre me ha amado”, se revela el amor como la esencia de una relación eterna. Jesús se sintió amado y, por tanto, experimentaba gran seguridad y profunda confianza para cumplir todo lo que el Padre le pedía. No había temor sino alegría en obedecer y hacer su voluntad. Esto le hacía permanecer en el disfrute de su amor. Era algo maravilloso a lo que el Señor Jesús no estaba dispuesto a renunciar. Esta relación de amor profundo y verdadero, le fortaleció para tomar la decisión de entregar su vida para la salvación de la humanidad. Es por eso que podemos afirmar que es el amor lo que salva, lo que sana, lo que hace vivir.
Pero además, este amor cuando se recibe, es inevitable darlo. Se transmite a otros y continúa salvando, sanando y dando vida a su paso. “Así también yo os he amado...”, esperando que en nuestro corazón se genere la misma seguridad, la misma confianza, la misma disposición para hacer su voluntad. La orden final de Jesucristo para sus discípulos, ¡permaneced en mi amor!, no significa permanecer en una religión, sino en su amor. El amor es una decisión que sale del corazón. Por eso, ¡decidamos hoy amar! Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo anhelan tener nuestro amor para que conozcamos y vivamos todo aquello que el Padre más amoroso da y hace por sus hijos. ¿Creemos que Dios es nuestro amo o nuestro Padre? Revisemos esto en nuestro corazón, oremos y ajustemos nuestra relación con el Dios de Amor.
HABLEMOS CON DIOS
“Señor Jesucristo: Gracias por regalarnos un nuevo día, gracias por el ejemplo de tu relación con Papá Dios y gracias porque tu amor y entrega a su voluntad, es el mejor ejemplo que podemos seguir. Hoy te necesitamos y te invitamos a morar en nuestros corazones como nuestro Señor y Salvador, y te rogamos nos enseñes a ver a Dios como el Padre celestial, para vivir la confianza y seguridad que solo Él con su amor puede dar a nuestras vidas. Gracias Señor Jesús por escucharnos y darnos tu paz. Amén”

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?