viernes, 20 de marzo de 2015

#construyendofamilia

Fecha: 03-20.15 



La promesa del consolador

“Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros” (Juan 14:15-17)

 PASAJE COMPLEMENTARIO: Juan 16:1-33

 Sólo Dios puede satisfacer las necesidades más profundas de nuestro ser, y nos ha dado para esto, un regalo muy especial, una tierna y permanente compañía que nos trae consuelo, abrigo, motivación, descanso, dirección y limpieza, nos muestra la verdad, nos corrige y doblega nuestro ser interior ante Él, con el único propósito de dirigirnos hacia la armonía y salud total características de la persona de Jesús, cuya obra comienza a manifestarse a través de nuestra vida. Todo esto lo hace la maravillosa persona del Espíritu Santo.

 Jesús pronto iba a dejar a sus discípulos, pero se sentía seguro conociendo que nada les haría falta, pues todo lo tendrían con su Santo Espíritu. Él los cuidaría y guiaría ahora, los mantendría en la verdad, les recordaría sus enseñanzas. Nada pudo tranquilizar más a los entristecidos discípulos que saber que la presencia divina vendría a morar en cada uno de ellos. Aunque no podían imaginar cómo sería, habían aprendido a creer lo que no entendían.

 Así también, la misma promesa es para nosotros. Ya hemos recibido al Espíritu Santo cuando aceptamos a Jesucristo como Señor y Salvador de nuestras vidas, pero ahora es necesario entregarle el control de todo nuestro ser para que Él nos llene y manifieste la vida de Cristo en cada uno. Esto implica mudarnos, cambiarnos, transformarnos en nuevas personas, así como sucedió a los apóstoles en Jerusalén.

 Rindamos entonces el control de nuestra vida al Espíritu Santo, disponiéndonos a obedecerle momento a momento. Entonces, Él podrá tomar todo de nosotros y ayudarnos a vivir como Dios quiere, llevándonos a la dimensión de lo sobrenatural, experimentando una vida de aventura, donde lo imposible se hace realidad, donde podremos descubrir cada día el eterno amor del Padre, disfrutar de una permanente victoria y descubrirnos a nosotros mismos como hijos de la fe, de la revelación, con un sentido de misión y destino eterno.

 HABLEMOS CON DIOS

“Amado Padre, hoy te necesito. Humildemente te pido que me satures con la llenura de tu Santo Espíritu. Que venga a morar en y conmigo, ayudándome a vivir como tú quieres, o sea, feliz, completo(a) y victorioso(a). Toma el control y el trono de mi vida y úngeme con tu gran poder para llevar mucho fruto y glorificar al Padre. En el nombre de Jesús Amén”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu puedes

Pensamientos pobres, comportamientos pobres, resultados pobres. Pensamientos ricos, comportamientos ricos, resultados ricos. Yo me pregunto:...