lunes, 30 de marzo de 2015

#construyendofamilia

DISEÑADOS PARA FLORECER Y DAR FRUTO

“Yo seré a Israel como rocío; él florecerá como lirio, y extenderá sus raíces como el Líbano. Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del olivo, y perfumará como el Líbano. Volverán y se sentarán bajo su sombra; serán vivificados como trigo, y florecerán como la vid; su olor será como de vino del Líbano” Oseas 4:5-7

PASAJE COMPLEMENTARIO: Isaías 43:15-21; 44:1-4; Juan 4:10-14En este hermoso pasaje, Dios compara nuestra vida con la del ser más benéfico de la creación: el árbol. Si tenemos presente esta comparación, entonces entenderemos que Dios es para nosotros ese rocío que refresca, vivifica y reverdece cada mañana nuestra vida, de tal forma que esta tiene que reunir las siguientes características:-Poderosas raíces que lo sustentan firmemente: Habla de un carácter firme, seguro y radical pues se sustenta en Dios y en sus principios eternos-Ramas que crecen y se extienden extraordinariamente: Habla de una vida próspera que se enriquece dando a los demás-Gloria como la del olivo (por el aceite valioso que dan sus frutos y porque ha venido a ser emblema de prosperidad, belleza, fuerza, paz y bendición divina): Fortaleza, belleza, prosperidad y una dulce paz interior-Perfume como el Líbano (Tierra muy fértil de magníficos bosques): Influencia benéfica que se esparce por todas partes y alcanza a todas las personas-Sombra que descansa y alienta: Presencia que acompaña y apoya, alienta y consuela -Frutos que vivifican al hambriento: Conoce profundamente y transmite la Palabra de Dios -Flores que alegran el corazón: Es notoria en su vida la Verdadera Belleza-Olor que deleita el alma: Lleva siempre el olor de Cristo a donde va.Muchos hombres y mujeres han anhelado esa vida sobrenatural pero han rechazado todos los esfuerzos de Dios para relacionarse con ellos de manera íntima y personal. Cuando cada uno de nosotros comprende que el que nos sustenta es el Señor, dándonos poderosas raíces sobre las cuales apoyarnos y afirmarnos, entonces entenderemos que nuestra única responsabilidad consiste en permanecer allí donde somos sustentados y vivificados.HABLEMOS CON DIOSMi Señor, hoy te rindo mi corazón, te ruego que lo riegues y sustentes con los ríos de agua de vida que brotan de tu Santo Espíritu. Mi espíritu y mi alma necesitan ser vivificados por tu amor, para que pueda dar benéficos y maravillosos frutos que alegren tu corazón y el de todos aquellos que has puesto alrededor de mí. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sin crisis la vida es rutina

Sin crisis no hay desafíos, sin desafíos la vida es una rutina, una lenta agonía. Damos lo mejor de nosotros cuando afrontamos desafíos. Es ...