#construyendofamilia

Fecha: 04-27.15

La voz que debemos escuchar

“El que menosprecia el precepto perecerá por ello; mas el que teme el mandamiento será recompensado” (Proverbios 13:13)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Éxodo 15:22-27; 1 Corintios 15:33

Dios nos creó, nos conoce y nos ama. No puede haber alguien más confiable que Él. Entonces, sólo tiene sentido escuchar sus instrucciones y hacer lo que Él dice. La Biblia es la Palabra infalible para nosotros y nos da las claves de cómo caminar tomados de su mano y bajo su protección; Él nos da una bitácora de vuelo para que no nos estrellemos sino que, por el contrario, lleguemos sin percances a nuestro destino, ya definido por Dios, como una vida abundante.

Los mandamientos estipulados por Dios en la Biblia no son otra cosa distinta que la manifestación de su amor para con nosotros. El plan de Dios desde la misma creación del mundo fue el de darnos una vida plena y realizada. La única condición era que le obedeciéramos, pero lamentablemente nuestro corazón se endureció a tal punto que nos resultó imposible discernir la voz de Dios, y terminamos menospreciando nuestra propia bendición. Cuando tomamos decisiones en nuestra propia alma (intelecto, emociones y voluntad), y no por las instrucciones dadas por Dios en su Palabra, nuestra vida pierde el rumbo y definitivamente iremos directo al fracaso.

Pero, si no escuchamos la voz de Dios, ¿Qué otra voz podemos estar escuchando? Por un lado, podemos escuchar nuestra propia voz, la cual resalta siempre nuestra propia importancia y nos hace creer que siempre tenemos la verdad, haciéndonos sordos a la voz de Dios. Esto nos impide reconocer que no lo sabemos todo y nos inhabilita para seguir instrucciones.

Pero también hay voces externas, del mundo, que nos separan diametralmente de Dios, que seducen nuestra mente con ideas aparentemente inofensivas, donde todo está permitido, llevándonos al relajamiento de las buenas costumbres y a la búsqueda de lo temporal.

Querido amigo, reciba este consejo y nunca lo olvide: Sólo hay una voz confiable y es la de Dios. ¡Escúchela!

HABLEMOS CON DIOS

“Padre santo, ayúdame a convertirme en el hijo(a) obediente a tu voz, entendiendo que tu principal interés es el de bendecirme. Renuncio en este día a la terquedad y al razonamiento que me han impedido disfrutar de la plenitud de tus bendiciones. No quiero caminar más guiado por mis propios criterios, pues siempre termino equivocándome. Sé que me amas, con amor incondicional, y por eso, hoy me comprometo a convertir tus mandamientos en mi estilo de vida, para disfrutar la prosperidad que Tú me ofreces”

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?