Embarazos adolescentes en Pereira continúan altos #construyendofamilia

Embarazos adolescentes en Pereira continúan altos

se requiere la cátedra de Educación sexual en Escuelas y colegios generando conciencia es uno de nuestras propuestas de  que vamos a seguir impulsando desde toda instancia para así seguir #construyendofamilia


El embarazo adolescente está golpeando a un gran número de familias a nivel nacional y local. De acuerdo con el Departamento Nacional de Planeación Sin embargo, en Risaralda las autoridades locales han señalado que las cifras vienen disminuyendo. 
Pese a que las autoridades locales en salud aseguran que el número de mujeres menores de edad gestantes ha disminuido en los últimos años en Pereira, este continúa generando preocupación pues se mantiene alto.
Según información de la OMS la proporción de mujeres embarazadas con menos de 18 años (entre los 15 y 18) en la capital risaraldense, ha sido consistentemente alta en comparación con datos nacionales. Actualmente, Pereira se encuentra tres puntos porcentuales (21%) por encima de la cifra nacional (18%).
Algunas causas de este fenómeno 
“El embarazo adolescente es un problema de salud pública y como tal debe ser abordado por toda una sociedad, aunque las instituciones realizan sus intervenciones en cuanto a una buena educación escolar y una correcta educación sexual”, indicó Juan José Montoya Martínez, director de centros ambulatorios de salud de la Clínica Confamiliar Risaralada.
“Y para contrarrestar este fenómeno, son necesarias estrategias del orden social, que abarquen temas como las relaciones sexuales tempranas, el uso de métodos de planificación, las circunstancias de propósito de vida de las adolescentes, la educación, pues son factores que inciden en que el embarazo en menores de edad suceda”, agregó.
Montoya afirmó igualmente que de acuerdo con estudios, factores como el empleo de los padres impactan sobre los hijos y que tan propensos podrían ser estos a convertirse en padres adolescentes.
Según el informe del Banco Mundial, el embarazo adolescente y la maternidad temprana continúan siendo un gran desafío para América Latina , la tercera región en el mundo con mayor tasa de fertilidad en adolescentes de 15 a 19 años, pese a los avances en los indicadores de educación y salud de las mujeres en la última década, y la creciente participación femenina en el mercado laboral.
Riesgos y consecuencias
Un embarazo adolescente o precoz puede tener ciertos riesgos porque “aunque a los 14 años, el cuerpo de una mujer esté biológicamente preparado, su mente aún no lo está”, dijo Carlos López Clavijo, ginecólogo y obstetra.
Según el experto, genéticamente la edad adecuada para tener un hijo se encuentra entre los 20 y 35 años, pues a esa edad el riesgo tanto para la salud de la madre como la del niño es mucho menor, ya que el cuerpo de la mujer y su madurez sicológica y emocional, se encuentran más desarrollados para esta labor.
Además, y como consecuencia de un embarazo en menor de edad, en varios casos puede presentarse:
-Carencia de nutrientes en el cuerpo para poder ayudar al desarrollo del bebé debido a una mala nutrición.
-Un mayor número de abortos espontáneos, es decir un aborto que se produce debido a muchos factores tales como: enfermedades infecciosas, alteraciones en el útero, desprendimiento de la placenta, infección del líquido amniótico, etc.
-Partos prematuros, es decir cuando nacen antes de la semana 37 de gestación. Este es el problema más frecuente en todos los casos.
-El bebé tiene un peso por debajo de lo normal ya que el útero materno al no estar completamente desarrollado no puede proveer de las sustancias necesarias a un bebé.
Además de la deserción escolar y la repetición del patrón de un embarazo en la adolescencia, lo que algunos expertos llaman “la tampra de la pobreza”.
Embarazos interrumpidos voluntariamente 
Además de las cifras registradas de mujeres menores de edad embarazadas, otra situación que preocupa a las autoridades es el del la interrupción voluntaria del embarazo.

De acuerdo con información de la Dirección de salud pública departamental, frente a este tema es difícil obtener cifras exactas, pues es ilegal, a menos de que la interrupción esté dentro de las tres causales permitidas por la ley: malformación del feto, violación y riesgo para la vida de la madre y/o del feto.

Sin embargo, la autoridad local, obtuvo reporte en 2013 por parte

de las prestadoras de salud, de 1496 casos, de los cuales el 0.3 % fueron realizados en menores de 14 años y 16,2 % practicados en adolescentes entre los 14 y 18 años. La principal razón de estas interrupciones fue el riesgo que el embarazo representaba para la madre.
A nivel Nacional 
De acuerdo con la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (ENDS) de Profamilia, el 19,5 % de las adolescentes entre 15 y 19 años han sido madres o se encuentran embarazadas.

El registro de nacimientos de Estadísticas Vitales del DANE, registra, en promedio, 150.000 nacimientos anuales en adolescentes de 15 a 19 años y otros 6.500 en niñas de 14 años o menos.

Desde el DNP, se busca consolidar la estrategia de prevención y la construcción de proyectos de vida, y disminuir el impacto del embarazo adolescente del 19,5% al 18 % a 2015. Más allá de reducir la tasa de embarazo adolescente de 19,5 % que estaba en el 2010, a 18% en el 2015, el propósito es cumplir y mantenerla por debajo del 15 por ciento tal como lo propuso Colombia para cumplir los Objetivos del Milenio (ODM).

Publicada por
LA TARDE
.COM

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos