El consumo de algunas sustancias legales como el licor y el cigarrillo en los adolescentes pueden prender las alarmas de los padres para detectar los problemas emocionales de sus hijos. #construyendofamilia

El consumo de algunas sustancias legales como el licor y el cigarrillo en los adolescentes pueden prender las alarmas de los padres para detectar los problemas emocionales de sus hijos. 


Lenix arenas ramírez

Especial LaTarde

En la actualidad, los adolescentes y preadolescentes están aumentando el consumo de sustancias psicoactivas por diversas causas.

Para el psicólogo, magíster en Psicoterapia Psicoanalítica, especialista en Gerencia en Salud, Rolando Salazar, el consumo de drogas “es el reflejo de nuestras familias, el reflejo de procesos de separacion y abandono. La droga más que un problema es un síntoma y una consecuencia de unas cosas y problemas que se vienen desarrollando”, aseguró el psicólogo. 

Así mismo, el especialista comentó que el consumo de drogas puede tener un inicio multifactorial. “La persona que consume drogas puede tener problemas multifactoriales, puede estar pasando graves problemas en su entorno familiar, en su colegio, en su trabajo, etc. Pero los amigos también juegan un papel muy decisivo, porque en el momento en que el joven cae en un grupo de malas amistades o influencias, queda totalmente vulnerable”, dijo el experto. 

Los padres deben activar su sentido común para identificar cuándo su hijo podría estar consumiendo drogas. Para esto es importante que existan buenos canales de comunicación en las familias, y estar alerta siempre será necesario. 

“Hay signos o señales que deberían prender las alertas de los padres. Cuando un joven está consumiendo droga, la psicología de los jóvenes cambia. Se pueden volver más sociales o más depresivos, esto depende de la personalidad real que tenga. Como las sustancias son excitatorias del sistema nervioso, algunos muchachos se vuelven más eufóricos y otros más tristes, pero en general el aislamiento y la agresividad son síntomas graves de alerta”, dijo Rolando Salazar. 

Un tema de todos

El consumo de drogas en los jóvenes es un problema que involucra a todo su entorno.

Las familias deben estar cohesionadas y mantener buenos canales de comunicación.

El tema del consumo de droga no es solo del joven que está sumergido en esta situación, también es un problema de la familia y cada miembro debe saber cuál rol desempeñar para ayudar a la persona afectada. Así mismo, tiene que estar involucrada la academia, sea el colegio o la universidad y desmitificar estos temas que hace rato dejaron de ser ‘tabú’. “Los colegios deben entender que los muchachos no son delincuentes, solo son jóvenes con dificultades”, concluyó Salazar. 

Dr. Camilo Uribe Granja

Médico Cirujano, especialista en Toxicología Clínica, magíster en alta dirección de servicios sociales.

En la actualidad los jóvenes no solo están consumiendo sustancias legales o ilegales, también se ha incrementado el consumo de ‘nuevas drogas’ que en realidad no son tan nuevas, solo son medicamentos que se desvían del uso de las medicinas. En este momento se están utilizando más de 300 mezclas de sustancias en forma de tabletas que están perjudicando a los jóvenes.

Por eso, se debe asumir un compromiso desde el sector de la salud, pero además desde la academia. El consumo de este tipo de sustancias se inicia desde la época escolar y no hay una unión entre el colegio y la universidad para ayudar a los jóvenes. Se deben crear y desarrollar políticas de prevención de consumo y alcoholismo, pero unidas a través de todo el sistema educativo, primaria, bachillerato y universidad. 

Pero sumado a esto, los padres también deben saber que la responsabilidad es compartida, no solo basta con pagar la educación de sus hijos en colegios o universidades costosas, sino que también ellos deben saber y comprometerse con la formación de sus hijos. 

Hay que replantear los esquemas de formación y tener una buena comunicación con los hijos, asumir la responsabilidad de la crianza y no dejarla de forma exclusiva al sector académico.

Señales de alerta de consumo 

Las sustancias psicoactivas pueden ser de origen natural o sintético y cuando se consumen por cualquier vía (oral-nasal-intramuscular-intravenosa) tienen la capacidad de generar un efecto directo sobre el sistema nervioso central, ocasionando cambios específicos a sus funciones; que está compuesto por el cerebro y la médula espinal, de los organismos vivos. Estas sustancias son capaces de inhibir el dolor, modificar el estado anímico o alterar las percepciones. 

Publicada por
LA TARDE

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos