miércoles, 30 de septiembre de 2015

#construyendofamilia

Fecha: 09-30.15

Una sabia elección

“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra... Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra” (Lucas 1:35,38)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Josué 22:4-6

La mujer fue diseñada por Dios para jugar un papel definitivo y trascendental en la sociedad; con ella, se completa la creación y la obra universal satisface las expectativas de su propio Autor.

Todo fue dado para que la mujer, al lado del varón, co-administrara el mundo con excelencia y toda labor que emprendiera, resultara bien. Sin embargo, no ha sido así con la empresa más importante que Dios le dio: su propia vida.

La mujer no está teniendo éxito en ser feliz, mucho menos en proporcionar felicidad a otros. Lo anterior obedece a una razón: La felicidad es una provisión que Dios pone a disposición de la mujer todos los días, pero queda sujeta a una elección suya. La decisión de ser feliz sólo puede tomarla ella misma y nadie más. Muchas mujeres de fe lo comprendieron y eligieron como María, lo mejor: Obedecer y servir fielmente a Dios.

Sus vidas alcanzaron todo lo que desearon:

• SARA: Escogió creerle a Dios. A pesar de ser estéril y anciana, ella creyó que Aquel quien le había prometido un hijo, era Poderoso y Fiel para cumplirlo. Así, recibió fuerzas para concebir y dar a luz, convirtiéndose en madre de multitudes, la madre del pueblo de Dios.

• RUT: Escogió amar, conocer y serle fiel al único y verdadero Dios, rompiendo sus esquemas, paradigmas y ancestro cultural pagano; aunque esto significaba dejar su tierra, su familia, sus costumbres, para ir a una tierra extraña, a cuidar la vejez de una pobre anciana. Pero su decisión no pudo ser mejor, pues el camino que ella eligió traía incluidas preciosas bendiciones que llenaron su vida de muchos privilegios y gran felicidad.

• MARÍA: Tomó la decisión más acertada al creerle a Dios y aceptar los planes que había trazado con su vida, aunque esto significara dificultades o peligros. Sabía que el Dios de Israel, la había escogido para un propósito supremo que representaría la salvación para toda la humanidad. La alegría y gratitud que experimentó esta mujer, fueron mayores que cualquier temor.

HABLEMOS CON DIOS

“¡Qué gran enseñanza recibo hoy Señor! Te pido con todo mi corazón, que me des la sabiduría y el poder para elegir lo mejor siempre, a Ti”

No hay comentarios:

Publicar un comentario

tu puedes

Pensamientos pobres, comportamientos pobres, resultados pobres. Pensamientos ricos, comportamientos ricos, resultados ricos. Yo me pregunto:...