Devociónal febrero 28

¿QUÉ ESCOGERÍA USTED?

“La casa de los impíos será asolada; pero florecerá la tienda de los rectos” (Proverbios 14:11)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Salmo 15:1-5; Proverbios 3:31-35

Son muchos los caminos que buscan la mayoría de las personas para alcanzar la felicidad y la prosperidad en sus vidas. Sin embargo, la Palabra de Dios nos enseña que el único método para alcanzar la victoria en todas las áreas, es ajustar nuestra vida a los parámetros de Dios. He aquí la verdadera rectitud delante de Dios, la integridad en la que Él desea que vivamos permanentemente, con el único propósito de bendecirnos y prosperarnos.

Dios ama la rectitud del corazón, y todo aquel que en ella permanece, asegura para su vida y su familia la bendición divina. Ahora bien, no es imposible mantenerse íntegros todo el tiempo delante de Dios. Sólo hay que entregar momento a momento el control de nuestra vida al Espíritu Santo, experimentar su plenitud ocupando todo nuestro ser, su llenura supliendo toda escasez y faltante en nuestra vida, iluminando cada rincón de nuestra alma que aún se encuentra en oscuridad y trayendo orden en medio del caos en que aún se encuentran muchos aspectos de nuestra vida.

Esta entrega es momento a momento, rindiéndonos por completo para hacer la voluntad de Dios que asegura en cada uno de nosotros, la experiencia de la vida de Cristo. Ya no somos nosotros, sino Cristo actuando, amando, perdonando, sanando, teniendo compasión; y como consecuencia, recibiendo todo el respaldo incondicional del Padre: Todo el amor y el poder del Padre a su disposición, tal como lo expresa en esta maravillosa declaración: “Porque el que me envió, conmigo está; no me ha dejado solo el Padre, porque yo hago siempre lo que le agrada” (Juan 8:29).

Según todo lo anterior, podemos decir a ciencia cierta, que la prosperidad para nuestra vida y nuestra familia, el florecimiento y fructificación de nuestra casa, dependerá única y exclusivamente de cada uno de nosotros; de la decisión que cada uno tome de amar a Dios y obedecer su Palabra, de ser lleno del Espíritu Santo para lograrlo. Permitamos que esta solemne aseveración hecha por Dios mismo, nos permita tomar una decisión radical de cambio, entrega y compromiso para Él: “...os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; amando a Jehová tu Dios, atendiendo a su voz, y siguiéndole a él; porque él es vida para ti, y prolongación de tus días” (Deuteronomio 30:19-20)

HABLEMOS CON DIOS

“Padre Santo, hoy me has hablado algo trascendental y definitivo. No quiero esperar un día más para que Cristo tome el control de mi vida. Sujeto bajo tu señorío todas las áreas de mi vida y pido la llenura de tu Santo Espíritu, quien me ayudará a vivir la vida de fe y obediencia a tu Palabra, para ver mi casa florecer como es el deseo de tu corazón”.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?