EL INGENIOSO JOVEN AFRICANO QUE ACABÓ CON LA HAMBRUNA DE MALAWI

En 2.001 cesaron las lluvias y se secaron los cultivos. Malawi sufrió una hambruna en la que a diario morían personas por falta de alimentos. Único varón entre siete hermanas, con apenas 14 años, y en condiciones extremas de pobreza, William Kamkwamba dejó de asistir a la escuela, pero nunca desistió de su ambición más sincera: convertirse en inventor.
Visitaba la biblioteca del pueblo, y a través de los libros de física William aprendía no sólo de maquinarias y prototipos eléctricos, sino además a reconocer las palabras en inglés a partir de la interpretación de las ilustraciones gráficas.
Su siguiente paso fue replicar el modelo de un molino de viento que figuraba en una revista. De una chatarrería extrajo el marco de una bicicleta, una polea, cuatro aspas, tubos de PVC, interruptores, un amortiguador y un dínamo, y esto le fue suficiente para construir una máquina que cambiaría su vida y la de toda su aldea.
El molino generaba electricidad para su hogar. Luego vinieron los vecinos para recargar sus celulares, y finalmente fue empleado para bombear el agua del subsuelo y contribuir ciertamente a la recuperación de todo un pueblo.
La noticia se difundió. Lo visitaron reporteros y blogueros, lo invitaron a entrevistas y conferencias, y fue entonces cuando la popularidad de este joven -que nunca había abandonado su pequeño pueblo y que desconocía el Internet-, cobró fama internacional, y hoy las más prestigiosas universidades del mundo se lo disputan.
William encontró apoyo para concluir sus estudios, además de financiamiento para el desarrollo y difusión de nuevos molinos dedicados a la irrigación de cultivos. Su coraje y entrega ha tenido el reconocimiento que merece; su determinación lo llevó a trazarse un destino distinto del que tenía signado.
William explica sus logros con pasmosa sencillez: “Lo intenté, y lo conseguí”.

Fotografía: superateatimismo.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?