Nuestro devocional de Febrero 5 del 2016

EL SECRETO DE MADRUGAR

“Si tú de mañana buscares a Dios, y rogares al Todopoderoso; si fueres limpio y recto, ciertamente luego se despertará por ti, y hará próspera la morada de tu justicia. Y aunque tu principio haya sido pequeño, tu postrer estado será muy grande” (Job 8:5-7)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Marcos 1:35; Salmo 143:1-12

Dios como Padre desea que todos sus hijos sean grandes y lleguen lejos. La mayor dicha para un padre es que su hijo le imite e incluso le supere. Así lo expresó el Señor Jesús a sus discípulos cuando les dijo: “El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aún mayores hará, porque yo voy al Padre” (Juan 14:12). El Señor estaba seguro de que sus discípulos tendrían extraordinarios logros, pues fruto de aprender como Él, a buscar a su Padre cada día, muy temprano en la mañana, y decidir obedecerle en todo, sus vidas serían llenas de su Espíritu, el cual les capacitaría para hacer milagros, prodigios y señales.

Cuando nos acercamos a Dios, vemos que Él tiene principios muy simples para nuestra vida. Lo único que pide nuestro buen Dios es que le busquemos de mañana, que coloquemos nuestra vida en sus manos y que le obedezcamos, andando en rectitud e integridad; entonces Él luchará por nosotros, nos dará prosperidad, nos guardará en justicia y nos engrandecerá, dándonos una vida con propósito que trasciende hasta la eternidad.

El punto de partida de todo estado de prosperidad y de bendición para el hombre, está en buscar a Dios desde la mañana. Aunque muchos argumentan que al Señor se le puede encontrar en cualquier momento, y eso es absolutamente cierto, hay un amor, una gracia, algo que conmueve el corazón de Dios cuando venciendo nuestra comodidad, hacemos esfuerzos sinceros por encontrarle.

El rey David había aprendido a darle lo mejor a Dios, y esto incluía su tiempo. Su máxima era: “No ofreceré a Jehová mi Dios holocaustos que nada me cuesten”. Por algo Dios lo había traído de una condición tan pequeña, de ser pastor de ovejas, a la más grande, ser el rey de su pueblo Israel. ¿Queremos llegar muy alto? Hagamos de la búsqueda de Dios nuestra máxima prioridad cada día.

HABLEMOS CON DIOS

“Señor gracias por permitirme estar en Tu presencia en esta mañana, hoy nos presentamos delante de Ti para pedirte que limpies nuestras vidas de todo aquello que estorba nuestra comunión contigo, de todo aquello que en nosotros te desagrada. Decidimos vivir en rectitud e integridad, haciendo sólo Tu voluntad. Comenzamos hoy decidiendo darte lo mejor de nuestro tiempo, lo mejor de nuestras vidas, buscarte muy temprano cada día. Nuestro espíritu desfallece, no escondas de nosotros Tu rostro, respóndenos pronto, haznos oír por la mañana tu misericordia, porque en ti confiamos. haznos conocer el camino en que hemos de andar, porque hacia ti levantamos nuestra alma.  En la noche te hemos deseado y mientras nos dure el Espíritu dentro de nosotros, madrugaremos a buscarte”. Amén

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?