Devociónal abril 21

PROCLAMANDO BUENAS NUEVAS

“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor” (Lucas 4:18-19)

PASAJE COMPLEMENTARIO: Isaías 58:9-12; Mateo 9:35-38

Uno de los resultados esperados cuando experimentamos salud integral, es decir, en el espíritu, alma y cuerpo, fruto del tratamiento de Dios en nuestra vida, es que asumimos un compromiso social. Es innegable que Jesús fue un líder que se interesó por los problemas de su entorno; no sólo de su entorno inmediato como la Galilea en donde se había levantado, sino que su enseñanza y obra tuvo que ver con los problemas de la capital de su país, Jerusalén, pero también de toda Israel y el mundo. Él amó a la humanidad, sintió compasión por ella y se comprometió por completo, hasta dar su vida, dándonos ejemplo de lo que debemos hacer nosotros, los que nos identificamos con Cristo, a través de la fe y recibiendo su mismo Espíritu.

El conocimiento de Dios produce hombres y mujeres transformados desde su interior que como resultado, cambian las costumbres de las familias, la sociedad civil, las instituciones y la cultura política de un pueblo, y por ende, producen transformación en los sectores públicos y privados, administrativos y gubernamentales.

Sean cuales sean las circunstancias particulares que caracterizan nuestra vida, estamos llamados a aportar a la transformación de nuestro país, fruto de conocer a Dios, empezando por un cambio personal y haciendo un compromiso con el entorno social donde Dios nos ha puesto.

La palabra de Dios en toda su extensión, manifiesta que el ser humano no es una isla, sino un ser que tiene trascendencia sobre otros seres y sobre la naturaleza misma. De ahí que la vida cristiana no puede convertirse en un refugio contra la maldad, sino en comprender que con Dios tenemos el poder y la fuerza para cambiar las circunstancias, para enfrentarnos al compromiso de llevar a otros a vivir una genuina reconciliación con Dios y con al ámbito social en el cual están inmersos.

HABLEMOS CON DIOS

“Señor Jesús, ante la realidad no puedo ser indiferente ni mucho menos insensible; sé que la oración implica acción y estoy dispuesto(a) a ser un soldado de amor que lleve al mundo necesitado tu mensaje de vida. Hoy me dispongo a ser un instrumento útil en tus manos para un mundo mejor, y por eso rindo mi vida a tu Santo Espíritu y pido su maravillosa unción. Amén” 


Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?