Devociónal Junio 15

VIVIR LLENOS DEL ESPÍRITU SANTO

”Así mismo, en nuestra debilidad el Espíritu acude a ayudarnos. No sabemos qué pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos que no pueden expresarse con palabras” Romanos 8:26

PASAJE COMPLEMENTARIO ROMANOS 8:14-16

Por medio de su poder somos fortalecidos, ayudados, alentados, y llevados por el camino de la victoria; por eso cobra sentido aquello que las pruebas fortalecen el carácter, y nos llevan a esforzarnos para triunfar; así como a conocer más el poder de Dios; de la misma manera somos consolados con su compañía.

La vida de los hijos de Dios tiene que ser guiada cada día por nuestro formador y verdadero Padre y quien nos socorre es el Espíritu Santo, quien nos ofrece ayuda sobre la marcha, es decir, su eterna compañía, la cual nos genera gran seguridad y confianza, porque sabemos que solo su amor y poder hace cosas a nuestra favor mucho más abundante de lo que le pedimos.

La bendición de Dios radica en la seguridad de que le pertenecemos, que somos su especial tesoro, que estamos esculpidos en la palma de su mano; en fin, tener la certeza que él nos escogió como su heredad. Además de esta escogencia saber que él se goza con ser nuestro Padre. Por tanto conocer esto, es motivo suficiente para que experimentemos hoy la más suprema satisfacción y realización personal. El vivir y experimentar un claro sentido de “a quien” le pertenecemos, de que somos elegidos por él y para él, nos da una incomparable seguridad de protección y bendición porque nuestra vida descansa en las mejores manos, en las manos de nuestro Padre Celestial. Pero ¿Cómo podemos estar seguros de esto? Esa seguridad solo viene a través de su Santo Espíritu; nuestra fe debe estar cimentada en su palabra, y ella nos ratifica esta verdad (Romanos 8:14-16)

Seguros de esto, es que podemos considerar toda la riqueza espiritual que tenemos, puesto que al poseer el más hermoso de los regalos, como es el Espíritu Santo de Dios, también tenemos por medio de él, lo que la palabra de Dios denomina el fruto del Espíritu. Cuando conocemos acerca de esto, nos damos cuenta cuán importante y valioso es aprovechar esta dádiva. Es así, como en el corazón de nuestro buen Padre está el que usted y todos vivamos una vida de victoria y realización. Tome la decisión de caminar con él.

HABLEMOS CON DIOS

Señor, gracias por el regalo precioso de tu Santo Espíritu. En este momento le pido al Espíritu Santo que llene mi vida de su plenitud para vivir agradándote a ti, amén.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?