12 Claves para dejar de pensar como empleado y comenzar a pensar como empresario

1. Deja de trabajar por horas y comienza a       trabajar por metas y objetivos

2. Deja de buscar comodidad y seguridad; y busca libertad e independencia

3. Deja de trabajar en lo que te toca y comienza a rentabilizar tus pasiones

4. Deja de buscar jefes y comienza a buscar clientes

5. Deja de vender tu tiempo y enfócate en aportar valor

6. Deja de desgastarte con el trabajo operativo y aprende a delegar

7. Deja de ahorrar para gastar y comienza a ahorrar para invertir

8. Deja de ser reactivo y comienza a ser proactivo

9. Deja de buscar culpables, asume tu responsabilidad y enfócate en encontrar soluciones

10. Deja de temer a los cambios y comienza a gestionarlos

11. Enfócate en el valor de las cosas, no en su precio

12. Deja de enfocarte en los recursos y comienza a enfocarte en las oportunidades

Andrew Carnegie fue un conocido multimillonario. A tiempo actual, su fortuna estaría por encima de los trescientos mil millones de dólares. El tipo estaba embarcado en un mega-proyecto: la construcción de un puente sobre el río Misisipi en USA.

En aquella época todos los puentes que se construían, al poco tiempo se caían. La gente desconfiaba de las grandes obras, pero Carnegie creía que su idea era posible. La prueba de fuego no era la desconfianza de la gente, sino la falta de recursos para financiar la obra.

Para entonces, la obra ya estaba en marcha, pero los prestamos que el joven había solicitado resultaron insuficientes. Estaba endeudado y le faltaba dinero para continuar. Día y noche tocaban su puerta o le enviaban cartas para exigir que pague, sin embargo nada le detenía. Carnegie no se había endeudado para tirar ese dinero al agua, lo estaba invirtiendo.

Así que cuando faltaban recursos y las deudas apremiaban, Carnegie no detuvo su proyecto sino que más bien tomó impulso y le dio más velocidad.

Carnegie no dijo:

“que miedo, estoy endeudado, tengo la soga al cuello”,
“paren todo, ya no tengo dinero”,
“vamos a detener la obra, ya nadie nos quiere prestar.”

No, él no dijo eso.

Él dijo: “vamos a continuar, nuestro objetivo es construir un puente nunca antes visto.”

Señores, Andrew Carnegie tenía la mente en el sueño, no en las trabas. Toda su energía estaba puesta en el objetivo, no en el dinero.

Puso en marcha un plan y en cuestión de días consiguió más financiamiento. Así concluyó la obra que lo catapultó al éxito masivo. ¿Cómo lo hizo? Empezó a razonar como un verdadero marketero y vendió la idea de su proyecto. Identificó inversionistas y empezó a enviar cartas persuasivas en las cuales comunicaba la promesa de una ganancia no imaginada. Una de sus cartas decía:

“Estimados señores, nuestro puente es de acero y es una construcción nunca antes vista. Debido a su comprobada resistencia, en los próximos años el acero moverá al mundo, por lo cual les animamos a renovar su creencia y seguir apostando por unir El Este con el Oeste. En un futuro cercano el mercado más rentable será el acero y debemos elegir si será nuestro o será de otros.”

Carnegie ha demostrado que cuando hay visión, hay capital; y que cuando hay creencia, hay caminos. Recuerde: el sueño es más grande que el problema y el soñador es más fuerte que la adversidad.

No le hablo de que usted desconozca sus deudas, sino que desconozca sus miedos. Si estamos seguros del negocio, tenemos que estar seguros de nosotros. La deuda no es más grande que el empresario. Así que creencia ante todo, velocidad al máximo, acción y más acción... recuerde: cuando la siembra es buena, la cosecha es buena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?