El genio otorga victorias, pero la humildad te hace invencible

Napoleón fue posiblemente el estratega  más grande de la historia. Un maestro en las artes de la guerra y uno de los mayores líderes que el mundo ha conocido. Su larga y exitosa trayectoria culminó en Bélgica, cerca de un pueblo llamado Waterloo. Allí, este eximio general fue derrotado por un militar británico menos conocido: el duque de Wellington. En ésa tarde del domingo 18 de junio de 1815, la humildad venció al genio.

Bien lo atestigua esta historia: el genio puede conducir a muchas victorias, pero solo la humildad trasciende la derrota.

Wellington se enfrentó en batalla a Napoleón solo una vez, precisamente en los campos de Waterloo. Antes de eso comandó tropas en otros escenarios de la conflagración europea, pero no tuvo la oportunidad de encontrarse con el genio. Cuando le preguntaban su opinión de Napoleón respondía: “detesto al hombre, pero respeto al guerrero”.

Cuando el “pequeño corso” escapó de su exilio en la isla de Elba y regresó al continente europeo, las naciones que se le oponían (Gran Bretaña, Prusia, Rusia, Austria), formaron rápidamente ejércitos para enfrentarlo. Y decidieron, por unanimidad, ponerlos bajo el mando de Wellington, el hombre que nunca había sido derrotado en batalla por los franceses.

El zar de Rusia se refería a Wellington como “el conquistador del conquistador de naciones”. El duque inglés no se daba por honrado con estos halagos. El oficio militar era para él un deber y una responsabilidad, no un vehículo para alcanzar la gloria.

Para enfrentar a Napoleón, Wellington adoptó una actitud de incomparable valor: humildad.

La persona humilde expone, entre otros, los siguientes valores:

  • Comprende la igualdad y dignidad de todas las personas.
  • Valora el trabajo y el esfuerzo.
  • Reconoce, aunque relativiza, las virtudes propias.
  • Reconoce sus propias limitaciones.
  • Actúa con modestia, sencillez y mesura.
  • Escucha a los demás y tiene en cuenta sus opiniones.
  • Respeta genuinamente a las personas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?