Si se puede

Un joven del que quizá haya oído hablar abandonó la escuela superior porque decidió que no iba a esperar más para seguir su sueño de convertirse en un músico famoso. Pero sus sueños no se convirtieron en realidad con la suficiente rapidez.

De hecho, a la edad de veintidós años temía haber tomado la decisión equivocada, que su música no le gustaría jamás a nadie. Había estado tocando en bares, estaba arruinado y dormía en las lavanderías de turno porque ya ni siquiera tenía un hogar. Lo único que le había sostenido hasta entonces era su relación amorosa. Pero entonces, su compañera decidió abandonarle y, al hacerlo, le empujó a él hacia el borde del abismo.

Enfocó inmediatamente la atención sobre la idea de que jamás volvería a encontrar a otra mujer tan hermosa como ella. Para él, eso significaba que la vida estaba de más, por lo que decidió suicidarse. Afortunadamente, antes de hacerlo reconsideró sus opciones y decidió ingresar en una institución mental.

Pasar un tiempo allí le permitió adquirir algunas referencias nuevas sobre cuáles eran los problemas reales. Más tarde, recordó aquella época diciendo: «Oh, jamás volveré a caer tan bajo». Ahora declara: «Fue una de las mejores cosas que hice en mi vida porque desde entonces ya no he vuelto a sentir lástima de mí mismo, sin que importe lo que ocurra. Cualquier problema que se me presenta desde entonces no es nada comparado con lo que he visto pasar a otras personas». Al renovar su compromiso y seguir su sueño a largo plazo, terminó por conseguir todo lo que quería. ¿Su nombre? Billy Joel.

Debemos recordar que lo que parecía imposible a corto plazo se transformó en un ejemplo fenomenal de éxito y felicidad a largo plazo. Billy Joel fue capaz de salir de su depresión poniendo en práctica las tres decisiones con las que todos nosotros controlamos cada uno de los momentos de nuestras vidas: en qué enfocar la atención, qué significan las cosas, y qué hacer a pesar de los desafíos que parecen limitarnos. Billy elevó sus criterios, los apoyó con nuevas creencias y puso en práctica las estrategias que sabía tenía que aplicar.

A menudo, lo que parece imposible a corto plazo se hace muy posible a la larga si se persiste en ello. Para alcanzar el éxito; necesitamos disciplinarnos para reflexionar de forma consistente a largo plazo. 

Para algunas personas, el invierno significa hibernación; para otras significa la práctica de los deportes de invierno colina abajo. Siempre puede limitarse a esperar que pase la estación, pero ¿por qué no convertirla En una gran oportunidad de crecer madurar esforzarme y ser mejor a la final tu eliges qué hacer.

Comentarios

Entradas populares de este blog

“COMO SER LIBRE DE LAS ATADURAS” (Teoterapia)

Los propósitos de Dios son perfectos

¿Qué es y cuáles son las causas de la inflación?